El primer ministro libanés teme por su vida y dimite

Hariri. /Reuters
Hariri. / Reuters

Hariri se encuentra actualmente en Arabia Saudí

COLPISA / AFPRiad (Arabia Saudí)

El primer ministro libanés, Saad Hariri, anunció este sábado por sorpresa su dimisión, acusando a la organización chiita Hezbolá y a su aliado Irán de tener "el control" de Líbano y afirmando temer por su vida. "Anuncio mi dimisión del puesto de primer ministro", declaró Hariri, quien se encuentra actualmente en Arabia Saudí, en un discurso retransmitido por la cadena de noticias Al Arabiya de la capital saudí.

La renuncia, totalmente inesperada, llega un año después de su nombramiento al frente del gobierno libanés, del que forma parte el poderoso movimiento armado chiita Hezbolá, y sus causas directas no están claras por el momento. La oficina de prensa del presidente de la República, Michel Aun, anunció que el jefe de Estado iba a esperar el regreso de Hariri para que le informara "de las circunstancias de la dimisión, y así poder decidir los siguientes pasos a dar".

Detenidos cuatro ministros y once príncipes saudíes en una amplia operación anticorrupción

EP.-Cuatro ministros del Gobierno saudí, once príncipes y "decenas" de exministros han sido detenidos en una amplia operación anticorrupción por orden de un comité anticorrupción recién creado y liderado por el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, según ha informado la televisión árabe Al Arabiya, que cita fuentes propias.

El comité ha anunciado la reapertura de la investigación sobre las inundaciones de Yeda en 2009 y también la del coronavirus conocido como MERS o síndrome respiratorio de Oriente Próximo.

Hariri, cercano a Arabia Saudí, hizo su anuncio leyendo un discurso sentado tras un escritorio y junto a una bandera libanesa. "He sentido lo que se tramaba en las sombras para atacar mi vida", dijo Hariri, afirmando que Líbano vive una situación similar a la que había antes del asesinato de su padre, el ex primer ministro Rafic Hariri, en 2005. Cinco miembros de Hezbolá están acusados por este asesinato, que conmocionó a Líbano.

Hezbolá es un aliado clave del régimen de Bashar al Asad en la guerra en la vecina Siria. Cuenta con el apoyo de Teherán y es el único partido libanés que no entregó las armas al finalizar la Guerra Civil en el país (1975-1990). La formación, una pesadilla para Israel, se niega a abandonar su arsenal, principal punto de discordia en el país.

Desmentido

La cadena árabe Al Arabiya ha informado, según fuentes propias, de la existencia de un plan para matar al primer ministro del país, Saad Hariri, aunque las fuerzas de seguridad libanesas han indicado que no tenían constancia de conspiración alguna.

Según el medio árabe, "los conspiradores ordenaron el desalojo de varias torres de vigilancia que observaban los movimientos del convoy del primer ministro" mientras hacía un recorrido oficial "hace unos días", sin dar más detalles.

El plan fue finalmente desarticulado por una rama de las Fuerzas de Seguridad Interna de Líbano, las ISF, que han asegurado no tener conocimiento de conspiración alguna para matar a Hariri, según ha hecho saber el organismo. "En referencia a estas informaciones que circulan sobre el desbaratamiento de un intento de asesinar al primer ministro, el Directorio General de las ISF quiere aclarar que ni esta organización ni la Rama de Inteligencia (del Ejército libanés) son la fuente de estas informaciones". "Por lo tanto", según la nota, recogida por el portal de noticias Naharnet, "no somos ni la fuente de estas informaciones ni tenemos información al respecto".

Sin embargo, el ministro para Asuntos del Golfo saudí, Thamer al Sabhan, ha asegurado que cuenta con "información confirmada" del supuesto complot para matar a Hariri.

Fotos