Nuevo bombardeo saudí contra una boda en Yemen

Heridos en el bombardeo saudí contra una boda en Yemen./Reuters
Heridos en el bombardeo saudí contra una boda en Yemen. / Reuters

Los hutíes anuncian la muerte de su líder político en un ataque de la coalición que lidera Riad

MIKEL AYESTARÁNJerusalén

Las bombas de la coalición que lidera Arabia Saudí volvieron a caer en mitad de una boda en Yemen. Al menos 21 personas murieron y 57 resultaron heridas, según fuentes médicas, en una ceremonia celebrada la noche del domingo en la provincia de Haya, en el extremo noroeste del Yemen y cerca de la frontera saudí. Esta zona es uno de los principales bastiones de los hutíes, la milicia apoyada por Irán a la que Riad y sus aliados combaten desde 2015. La coalición anunció la apertura de una investigación para aclarar lo ocurrido, pero no es la primera vez que una boda termina en masacre desde que estallara la guerra. El 28 de septiembre de 2015, otro bombardeo mató a 131 personas que asistían a un enlace en Al Wahjiah, cerca del Mar Rojo, y un mes después se produjo otro bombardeo contra una ceremonia nupcial en la aldea de Sanaban en el que fallecieron 43 personas. En ambos casos la coalición negó su implicación en los ataques e insistió en que sus operaciones no afectan a los civiles.

La noticia sobre el ataque contra esta boda se produjo el mismo día en el que los hutíes informaron de la muerte del máximo responsable de su aparato político, Salih Al Salman, en otro bombardeo de la coalición. Arabia Saudí, por su parte, denunció el lanzamiento de dos misiles contra unas instalaciones de Aramco en Jizan, al sur del país. Los saudíes aseguraron que los proyectiles fueron interceptados y esto evitó que causaran daño alguno en una planta de refinado en la que esperan producir 400.000 barriles de crudo diarios.

La guerra con mayúsculas en Yemen estalló en marzo de 2015, cuando una coalición árabe liderada por Arabia Saudí decidió atacar a los milicianos hutíes que se hicieron por la fuerza con el control del Gobierno de Saná. Los saudíes apoyaron desde el inicio a Mansour Hadi, elegido en 2012 presidente del país por consenso tras la salida de Ali Abdulá Saleh y reconocido por la comunidad internacional. El objetivo de los saudíes es hacer frente a los hutíes, que son zaidíes, una confesión derivada del chiismo, aunque se les conoce como hutíes por el clan que lidera al grupo desde 2004, y representan a un tercio de los 24 millones ciudadanos de un país de mayoría suní. El conflicto sectario que afecta a toda la región se ha trasladado también a Yemen donde las autoridades de Riad, la gran potencia suní, tratan de evitar que una milicia chií, a la que acusa de estar respalda por Irán, aunque la república islámica lo niega, se haga fuerte en sus fronteras.

Contenido Patrocinado

Fotos