Leonoticias

Las tropas iraquíes y kurdas se acercan a pocos kilómetros de la entrada oriental de Mosul

Tanque iraquí participa en la ofensiva contra el Estado Islámico
Tanque iraquí participa en la ofensiva contra el Estado Islámico / AFP
  • Mientras que en el frente meridional aún están a 50 kilómetros del bastión del Estado Islámico en el país árabe, en el sur y el este los combates ya son en sus alrededores

Las fuerzas iraquíes y kurdas han este lunes su avance hacia Mosul, a pesar de la férrea resistencia de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), y ya se han situado a unos cinco kilómetros de su principal feudo en Irak, según ha explicado el general Yehia Rasul, portavoz de la Comandancia de las Operaciones Conjuntas. Las fuerzas antiterroristas iraquíes, ha recalcado, han tomado la ciudad de Hazne, a cinco kilómetros al este de su objetivo principal.

No obstante, como ha explicado Rasul en el cuartel de la Operaciones Conjuntas de Majmur, situado a un centenar de kilómetros al sur de Mosul, esto no quiere decir que la irrupción en Mosul vaya a ser inmediata debido a que, entre otras cosas, en el frente meridional las tropas todavía están a 50 kilómetros de la principal plaza fuerte del EI. El oficial también ha destacado la recuperación de la población de Karamlesh, situada al este de Mosul, entre las localidades estratégicas de Hamdaniya y Bartala, liberadas y aseguradas en los pasados días por las tropas.

En el frente sur, el portavoz castrense ha destacado que también se está estrechando el cerco sobre la municipalidad de Al Shura, ubicada a 50 kilómetros al sur. En el frente norte de la presa de Mosul se ha liberado un depósito de gasolina y las fuerzas acosan a los yihadistas en Telkeif, zona situada a tan solo cuatro kilómetros de la capital de la provincia de Nínive.

Por otra parte, el portavoz destacó el importante papel de la artillería y de los aviones iraquíes y de la coalición internacional liderada por EEUU en estos avances. Asimismo, apuntó que el cuerpo de ingenieros del Ejército trabaja en el desminado de las zonas abandonadas por los yihadistas, que han plantado y colocado innumerables bombas para frenar el avance de las fuerzas gubernamentales.

El asalto a la ciudad aún no tiene fecha

A pesar de que tanto el Ejército iraquí como las tropas kurdas "peshmergas" ocultan el número de bajas en sus filas y solo informan de la muerte de combatientes del EI, un oficial del acuartelamiento confesó que dos artificieros perdieron la vida recientemente desactivando explosivos, aunque no dio más detalles.

Sobre la fecha en la que podría comenzar la irrupción en Mosul, donde vive más de un millón y medio de personas atrapadas por los extremistas, tanto Rasul como el resto de responsables evitaron concretarla, y el portavoz se limitó a asegurar que "hay un plan en marcha" y que "todo está preparado".

Los combatientes del EI, por su parte, han vuelto a lanzar un contraataque hoy en la comarca de Sinyar, a 120 kilómetros al oeste del Mosul, que fue repelido por las fuerzas de defensa de la zona, según informó el comandante de la tercera brigada de estas unidades, Luqman Gulé.

Los yihadistas atacaron por tres frentes: en la zona de Yedala (a 12 kilómetros al oeste de Sinyar), en el área de Donish y en la fábrica de cemento de Sinyar, en el este. En los choques, que comenzaron a las 04.00 hora local (02.00 hora española) y se prolongaron durante cinco horas, murieron 35 militantes del EI y resultaron heridos tres combatientes de las unidades de protección de Sinyar, dependientes de las fuerzas kurdas "peshmergas". Asimismo, aviones de la coalición internacional bombardearon tres coches cargados con explosivos y los "peshmergas" se hicieron con dos vehículos blindados, uno de ellos un todoterreno militar Hammer y una excavadora, añadió Gulé.

Riesgo de contragolpes

El pasado viernes, decenas de hombres armados del EI asaltaron tres barrios del sur de la ciudad de Kirkuk y lograron controlar durante varias horas algunas de sus comisarías. Además, arremetieron contra una planta eléctrica cercana a esa ciudad, en la que mataron a 16 de sus trabajadores. El jefe de la Policía de la provincia de Nínive, Waziq Abdelqader al Hamdani, ha asegurado que los yihadistas habían fracasado en su intento de golpear Kirkuk, situado a 170 kilómetros al sureste de Mosul.

Al Hamdani recordó que el EI siempre intenta contraatacar o lanzar golpes de efecto cuando se siente acorralado o pierde terreno. Preguntado por si se teme una gran acción terrorista coincidiendo con la irrupción en Mosul, dijo que las fuerzas de seguridad están siempre listas para lo que pueda ocurrir.