El huracán Irma hace estragos en el Caribe

Imagen de Saint-Martin. / Afp

Destroza casi totalmente las islas de San Martín y Barbuda, dejando en la primera ocho muertos y uno en la segunda, mientras avanza hacia República Dominicana

COLPISA / AFP

El poderoso huracán Irma dejó el miércoles una estela de muerte a su paso por el Caribe, destrozando casi totalmente las islas de San Martín y Barbuda, dejando en la primera ocho muertos y uno en la segunda, mientras avanza hacia República Dominicana.

El huracán de categoría 5 rozó la noche del miércoles el norte de Puerto Rico y aunque el ojo se mantuvo en las aguas, los vientos alcanzaron velocidades de hasta 295 Km/hora, dejando a un millón de personas sin luz. El prefecto del departamento francés de Guadalupe, Eric Maire, indicó que por el momento hay ocho muertos en la zona francesa de San Martín y que la situación es "dramática", advirtiendo que las labores de rescate acaban de comenzar y el balance de víctimas podría aumentar. "Un 95% de la isla quedó destruida. No estamos seguros de nada (...) estamos haciendo una evaluación, estoy conmocionado, esto es alarmante", dijo a una radio local Daniel Gibbs, el presidente de la colectividad en la parte francesa de San Martin, cuya otra mitad está asociada a Holanda.

El presidente francés, Emmanuel Macron, había advertido que el gobierno espera un balance "duro y cruel" del paso del huracán. El ojo de Irma, de un diámetro de unos 50 kilómetros, permaneció alrededor de una hora y media en la isla francesa de San Bartolomeo y después azotó a San Martín. En las redes sociales, las fotografías y los videos dejaban entrever el alcance de los daños en las islas, con barcos transformados en restos de madera en un puerto, árboles descopados, tejados arrancados y coches sumergidos en las calles por las ráfagas de viento.

En la parte holandesa de San Martín, los daños eran "enormes" aunque "todavía no era posible hacerse una idea" de la amplitud de éstos, según el ministro de Interior holandés, Ronald Plasterk. En Barbuda, una isla hermana de Antigua -que se libró de la tormenta-, Irma dejó un muerto y causó una "devastación total", con un 95% de las viviendas dañadas y hasta un 30% demolidas, dijo el primer ministro Gaston Browne. "Es una devastación total, Barbuda es literalmente un escombro", expresó Browne, indicando que incluso el aeropuerto está dañado y que por el momento sólo se puede acceder por helicóptero. Browne detalló que una mujer estaba llevando a su hijo de una propiedad destruida a otro lugar más seguro, pero en el proceso el niño sufrió una herida mortal.

Aunque el huracán no tocó tierra en San Juan, capital de Puerto Rico, esta isla estadounidense padeció fuertes lluvias, caída de árboles y cerca de un millón de personas se quedaron sin energía, según las autoridades. Blanca Santiago, que trabaja lavando platos en un hotel en San Juan, recordó con respeto al huracán Georges. "Fue devastador", dijo, estimando que Irma podía ser más fuerte. Los vientos golpeaban las paredes y ventanas del hotel donde trabajaba, frente a la playa Isla Verde en San Juan. "En mi piso se siente como si hubiera fantasmas", bromeó la mujer. En el centro de emergencias de Fajardo, en el oriente de la isla principal de Puerto Rico, los socorristas se apuraban a rescatar a las personas que pedían auxilio porque el viento les había volado los techos o les había roto las ventanas, constató un fotógrafo de la AFP.

"Una intensidad sin precedentes en el Atlántico"

Con vientos de 295 KM/hora, el huracán prosiguió avanzando hacia el oeste rumbo a República Dominicana y Haití, en una ruta que lo llevará a Florida para el fin de semana, según el boletín de las 00H00 GMT del Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami.

En República Dominicana el gobierno empezó las evacuaciones preventivas. "Vamos a tener lluvias fuertes, ráfagas de viento y mareas de tempestad", anunció la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet). En Santo Domingo la población se resguardaba en sus hogares, atenta a la trayectoria de Irma, después del caos del martes, cuando miles de personas se lanzaron a los supermercados para abastecerse.

El domingo, el huracán podría acercarse al estado de Florida, que junto a las Islas Vírgenes fue declarado en emergencia por el presidente Donald Trump, quien estimó que el panorama "no es bueno" ante el paso de Irma. Colas interminables en las estaciones de servicio, supermercados con estantes vacíos y escasez de agua se vieron en Miami, donde los habitantes corrían para abastecerse ante la llegada del potente huracán. "Sólo compré agua, hielo y unos pocos productos secos. Tenemos un generador y nos estamos preparando un poco", dice Cecily Robinson a la salida de una pequeña tienda que se quedó sin agua embotellada.

En Cuba también se declaró el estado de alerta en varias provincias del este y centro, mientras las autoridades aconsejaron a los residentes trasladarse a casas de parientes o a refugios. Mientras la costa norte de Haití estaba bajo alerta de huracán, aunque en Cabo Haitiano los residente parecían ignorar la proximidad de la tormenta. "Yo no sabía que iba a llegar un ciclón, porque no tenemos electricidad aquí, entonces no podemos recibir información", explica Jacquie Pierre, señalando su pequeño televisor.

Según Météo France, Irma "es un huracán histórico" con "una intensidad sin precedentes en el Atlántico", más fuerte que Harvey, que golpeó recientemente Texas y Luisiana, en el sur de Estados Unidos, dejando al menos 42 muertos.

Fotos