La familia norteamericana liberada de los talibanes se niega a subir a un avión de EE UU

Joshua Boyle y Caitlan Coleman, con dos de sus tres hijos. / Afp

Boyle estuvo casado con Zaynab Khadr, hermana de Omar Khadr, un canadiense que estuvo una década detenido en la prisión de Guantánamo

COLPISA / AFP

Una familia norteamericana liberada de los talibanes se negó este jueves a abordar un avión con destino a Estados Unidos por temor del esposo, canadiense, a una inspección de las autoridades estadounidenses por sus lazos con un expreso en Guantánamo, dijo un militar.

El funcionario militar estadounidense dijo a la AFP, bajo anonimato, que Joshua Boyle y su esposa estadounidense Caitlan Coleman, junto con sus tres hijos -nacidos durante el cautiverio-, dudaban si subir al avión del ejército de Estados Unidos.

En 2009, Boyle estuvo casado con Zaynab Khadr, hermana de Omar Khadr, un canadiense que estuvo una década detenido en la prisión de Guantánamo. Pero el funcionario subrayó que Boyle no debe temer ningún tipo de consecuencias si sube a la aeronave. "No es nuestra intención. Estamos preparados para llevarlos a casa", afirmó.

Cinco años secuestrados

Joshua Boyle y Caitlan Coleman habían sido secuestrados por los talibanes en 2012 durante un viaje a Afganistán, a donde llegaron viajando como mochileros desde Rusia. Sus hijos nacieron durante los cinco años de cautiverio.

La pareja y dos de sus hijos aparecieron en diciembre de 2016 en un video de los insurgentes afganos, pidiéndole al presidente de Estados Unidos, Barack Obama en aquel entonces, que rescatara a la familia. A mediados de ese año, los padres de Caitlan Coleman habían instado a los talibanes, también en un vídeo, a liberar a la familia. En noviembre de 2015 habían recibido una carta de su hija, que un experto autentificó, en la que les anunciaba que había tenido dos hijos en cautividad.

La familia fue rescatada por el ejército paquistaní tras recibir información de la inteligencia estadounidense de que los rehenes habían cruzado a Pakistán desde el fronterizo Afganistán.

El presidente estadounidense, Donald Trump, identificó a los captores como el grupo Haqqani, cuyo líder, Sirajuddin Haqqani, es también el segundo al mando de los talibanes en Afganistán. La inesperada liberación de los rehenes coincidió con un momento de tensión en las relaciones entre ambos países, tras un discurso en el que Trump se mostró muy crítico con Pakistán, el pasado agosto.

Fotos