Trump, con «todas las opciones sobre la mesa» frente al misil norcoreano

Donald Trump, presidente de EE UU. / EFE

El Gobierno de EE UU ha avisado al régimen de Kim Jong-un tras el lanzamiento de su proyectil que sobrevoló Japón

COLPISA / AFPMadrid

El Gobierno de Estados Unidos comentó este martes que todas las opciones están en su horizonte militar, después de que Corea del Norte haya lanzado un misil que sobrevoló territorio japonés y desatando así la alarma internacional.

"Las acciones amenazadoras y desestabilizadoras solo aumentan el aislamiento del régimen de Corea del Norte en la región y entre todas las naciones del mundo .Todas las opciones están sobre la mesa", dijo la Casa Blanca en un comunicado de prensa.

Se trata del primer proyectil norcoreano que sobrevuela territorio de Japón en años. En julio, el régimen de Pyongyang ya probó dos misiles balísticos intercontinentales. Ante ello, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá urgentemente a petición de Washington y Tokio, después de que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, denunciara "una amenaza grave y sin precedentes".

En la primera reacción de Corea del Norte, su embajador en la ONU, Han Tae-Song, alegó el "derecho a la autodefensa" frente a las "intenciones hostiles" de EE UU al participar en maniobras militares junto a Seúl.

Y es que el misil norcoreano provocó alarma en Japón. Las sirenas sonaron en el norte y millones de ciudadanos recibieron un mensaje del gobierno en su móvil que decía: "Disparo de misil. Manténganse a cubierto".

El tráfico ferroviario estuvo suspendido de forma temporal. "Hay perturbaciones en todas las líneas. Motivo: disparo de misil balístico", se podía leer en las pantallas del metro de Sapporo, la principal ciudad de la isla de Hokkaido, en el norte del archipiélago japonés.

En 2009, un cohete norcoreano sobrevoló territorio japonés sin causar incidentes, pero provocó una protesta inmediata del gobierno nipón. Entonces, Pyongyang se justificó asegurando que se trataba de un satélite de telecomunicaciones, pero según Washington, Seúl y Tokio era un test para desarrollar misiles intercontinentales (ICBM).

El aliado japonés

Shinzo Abe reiteró tras el disparo que el presidente yanqui, Donald Trump, sigue enfrascado en una pugna retórica con Pyongyang sobre su programa armamentístico pero que dijo que Washington estará junto a su aliado japonés.

Después de entrevistarse por teléfono durante 40 minutos, ambos dignatarios acordaron "aumentar la presión sobre Corea del Norte", dijeron el primer ministro japonés y la Casa Blanca. Abe ya había advertido que su gobierno tomará "todas las medidas" que sean necesarias para garantizar la seguridad del pueblo japonés.

Por su parte, China, principal aliado y socio comercial de Corea del Norte, llamó a todas las partes a mantenerse prudentes. Aunque la situación ha llegado a un "punto de inflexión", las "presiones y las sanciones" contra el régimen comunista de Pyongyang "no pueden resolver el problema", aseguró el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying.

Rusia se manifestó "extremadamente preocupada" y denunció una "tendencia" a la "escalada" en la crisis. Y la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini, pidió a Pyongyang "abstenerse de cualquier nueva acción provocadora".

Este lanzamiento se produce un par de días después de que Pyongyang probara tres misiles de corto alcance, que fueron considerados como una provocación nimia ante el ejercicio militar conjunto anual que realizan EE UU y Corea del Sur.

Los dos aliados presentan estas operaciones como defensivas, pero para Pyongyang son en realidad un ensayo para invadir su territorio. El lanzamiento de este martes representa una escalada significativa por parte de Pyongyang, que este mes había amenazado con lanzar proyectiles hacia la isla de Guam.

¿Un plan para golpear Guam?

Un ataque de este tipo tendría que pasar necesariamente sobre el archipiélago de Japón. El líder norcoreano, Kim Jong-un, se distanció este mes del presunto plan para golpear Guam y dijo que podía esperar, pero advirtió que para esto era "necesario que EE UU tome la opción correcta".

"Parecía que Corea del Norte había dado marcha atrás en el juego del más fuerte", estimó Cha Du-Hyeogn del Instituto Asan de estudios políticos, en Seúl. "Pero Pyongyang (...) demuestra que no se ha desinflado", añadió.

El régimen norcoreano realizó dos pruebas de misiles balísticos intercontinentales en julio, que parecen haber puesto a su alcance buena parte del territorio de EE UU, a lo que Trump reaccionó advirtiendo que Washington podía responder con "fuego e ira".

Pyongyang ha avanzado rápidamente en su tecnología militar, un programa que le ha valido un endurecimiento de las sanciones por parte de la ONU. El Consejo de Seguridad adoptó el 5 de agosto por unanimidad un nuevo paquete de sanciones contra Corea del Norte por disparar un misil con la capacidad de alcanzar territorio estadounidense.

Las penalizaciones económicas tienen el objetivo de castigar las exportaciones norcoreanas de carbón, hierro y del sector de la pesca, que privarán al país de unos mil millones de dólares al año en ingresos.

Fotos