Filete, golf y un iPhone: O. J. Simpson, listo para salir de prisión

O. J. Simpson./AP
O. J. Simpson. / AP

El jugador acaba de recibir libertad condicional tras una condena de 33 años por robo y hurto

COLPISA / AFPMiami

O.J. Simpson está listo para salir de prisión, tras recibir libertad condicional en una condena de 33 años por robo y hurto.

El exjugador de fútbol americano -de 70 años y recordado mundialmente por su polémica absolución en 1995 en el juicio por el asesinato de su exmujer y un amigo de ella- ha cumplido nueve años de su sentencia en el penal Lovelock de Nevada. "Está muy emocionado, optimista", ha dicho su abogado, Malcolm LaVergne, en una entrevista televisiva. "Quiere ver a su familia, abrazarlos fuera de prisión".

Desde el 1 de octubre podría ser puesto en libertad, pero como cae domingo, su defensa cree que será "un par de días" después. Y cuando ocurra, dijo LaVergne a la cadena ABC, Simpson "quiere comer frutos del mar, un filete, quiere disfrutar de esos pequeños placeres que no tuvo en nueve años". Y eso incluye el último modelo del iPhone.

Simpson fue declarado culpable en octubre de 2008 de robo, asalto, secuestro y otros delitos después de que, junto a cinco cómplices, retuviera a dos coleccionistas de objetos deportivos en un hotel-casino en Las Vegas. La exestrella de los Buffalo Bills y miembro del Salón de la Fama, argumentó que solo trataba de recuperar recuerdos personales que le fueron robados. El jurado no compró su versión y fue condenado a una sentencia mínima de nueve a 33 años de cárcel. Una comisión otorgó en julio a Simpson el beneficio de libertad condicional.

A Florida

Su abogado dijo entonces y reitera ahora que el plan del exjugador es mudarse a Florida, pero la autoridad penitenciaria de ese estado (FDC) informó en un comunicado que "no ha recibido ninguna solicitud de transferencia o documentación" sobre el caso.

La fiscal general del estado, Pam Bondi, se anticipó y pidió a la FDC que "notificara inmediatamente a las autoridades competentes de Nevada que se opone a conceder permiso a Simpson para que se traslade a Florida para servir su libertad condicional". "Nuestro estado no debería convertirse en un 'country club' para este criminal convicto", dijo Bondi en una nota de su despacho. En la audiencia de julio, Simpson dijo: "Me podría quedar en Nevada, pero no creo que ustedes me quieran aquí".

Bondi usó esa frase para argumentar su oposición a la mudanza del exjugador, que según dijo, representa "un peligro" para los ciudadanos de Florida. "Tiene un alarmante historial de arrestos y destrucción", además de "cargos de violencia doméstica".

Hace referencia al juicio civil que perdió por el asesinato Nicole Brown y Ron Goldman, después de ser absuelto en una corte penal en un proceso que dividió al país con una línea racial. Fue sentenciado a pagar más de 30 millones de dólares que aún debe. Si la FDC decidiera permitir su transferencia, Bondi pidió que se presente en persona ante su oficial de supervisión, usar un brazalete electrónico y limitar los viajes.

En la audiencia de julio, Simpson insistió en su versión de los hechos y en que había pagado por sus delitos. "He cumplido mi sentencia, lo he hecho lo más respetuosamente que he podido (...), en este punto de mi vida quiero pasar tiempo, lo más que pueda, con mis hijos y amigos", expresó. La autoridad penitenciaria de Nevada advirtió que no lo dejará salir a Simpson, que hizo una carrera en el espectáculo después de retirarse, "si hay medios (noticiosos) listos para perseguir su vehículo". "Podemos posponer su salida por semanas si fuera necesario", explicó una portavoz, Brooke Keast.

Persecución

Cuando en 1994, se convirtió en el principal sospechoso de doble homicidio, fue perseguido por la policía por horas en una autopista de Los Ángeles, en una operación que fue transmitida en directo y que se convirtió en uno de los fenómenos mediáticos de todo el país. Su largo juicio acaparó la atención de buena parte del mundo e inspiró varios documentales y series de televisión. Expertos coinciden en los medios seguirán ahora sus primeros pasos tras salir en libertad: será una especie de "reality show". "No nos vamos a esconder. Va a hacer las cosas que siempre hizo", advirtió recientemente su amigo Tom Scotto.

Contenido Patrocinado

Fotos