Leonoticias

El joven negro tiroteado en California llevaba en la mano un cigarrillo electrónico

Imagen del vídeo en el que se ve al fallecido momentos antes de ser disparado por los agentes.
Imagen del vídeo en el que se ve al fallecido momentos antes de ser disparado por los agentes.
  • Los agentes dispararon contra él cuando este estaba teniendo una actitud extraña en la vía pública

La Policía de la localidad de El Cajon, en el estado estadounidense de California, ha identificado al varón afroamericano que murió a causa de los disparos de la Policía este miércoles como Alfred Okwera Olango, de 38 años, y ha asegurado que lo que llevaba en la mano cuando fue abatido era un cigarrillo electrónico.

En un comunicado difundido este miércoles, las autoridades han explicado que Okwera Olango era residente de la localidad de El Cajon. Los agentes dispararon contra él cuando este estaba teniendo una actitud extraña en la vía pública.

El jefe de la Policía de El Cajon, Jeff Davis, explicó que el sospechoso se había negado a cumplir las órdenes del primer agente de Policía que le habló y se metió las manos en los bolsillos del pantalón, para poco después sacar un objeto de uno de los bolsillos actuando "como si fuera a disparar con una pistola". Ese objeto era un cigarrillo electrónico, según ha explicado la Policía. "El vaporizador, con un cilindro de plata de unos 2,5 centímetros de diámetro y más de siete de largo, fue con lo que apuntó al agente", ha indicado la Policía.

El Departamento de Policía de El Cajon ha difundido una fotografía extraída de un vídeo del incidente, en la que se puede ver a dos agentes apuntando con sus armas al sospechoso, quien, a su vez, aparece como si estuviera apuntando a uno de los policías.

Momentos antes de abatir a Okwera Olango, su hermana gritó a los agentes que éste tenía problemas mentales. "¿No tenéis un equipo de comunicación de crisis para hablar con alguien mentalmente enfermo?", preguntó a uno de los policías, según un vídeo publicado por el diario 'Los Angeles Times'. La Policía de El Cajon tiene un acuerdo con el Equipo de Respuesta de Emergencia Psiquiátrica para este tipo de situaciones, sin embargo, durante el incidente con Olango aseguran que no había ningún experto junto a ellos porque el que les acompañaba estaba atendiendo a otra llamada.