Leonoticias

La presidenta surcoreana acepta someterse a investigación por un caso de corrupción

Park Geun-hye.
Park Geun-hye. / Ed Jones (Reuters)
  • Las autoridades han realizado una nueva detención en el marco del escándalo en el que se ha visto involucrada Park Geun Hye por la supuesta injerencia de una amiga en asuntos de Estado

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, ha afirmado hoy que aceptará someterse a una investigación de ser necesario en el caso de presunta corrupción y tráfico de influencias por la supuesta injerencia de una amiga cercana en asuntos de Estado.

"Haré todo lo que pueda para cooperar si es necesario. Aceptaré una investigación", ha afirmado la jefa de Estado en un discurso público televisado por las principales cadenas del país, tras diez días de silencio en medio del mayor escándalo político de los últimos años. La presidenta ha declinado ofrecer explicaciones detalladas sobre su implicación "ya que hay una investigación en curso" y ha confiado en que los fiscales "lleguen al fondo de la verdad".

Ningún jefe de Estado de Corea del Sur ha sido investigado por la Fiscalía desde la fundación del país en 1948 hasta hoy, por lo que Park sería la primera en caso de que se lleve a cabo el proceso tal y como reclama parte de la oposición y de la ciudadanía.

Apropiación de fondos públicos

La presidenta relevó los pasados días al primer ministro, así como a su jefe de gabinete y tres secretarios, en un intento de responder al enorme revuelo generado en el país por el popularmente denominado caso 'Choi Soong-sil'. Choi Soong Sil, de 60 años, es una amiga íntima de Park que está siendo investigada por presuntamente haberse apropiado de fondos públicos e influir en la política del país a pesar de no tener cargo público alguno.

En su discurso de hoy la presidenta ha ofrecido "sus más sinceras disculpas" a los ciudadanos de Corea del Sur por verse en el centro de este escándalo. "Me he cuestionado incluso por qué he llegado a ser presidenta. Me siento devastada. Me rompe el corazón haber causado dolor", ha expresado.

El caso ha generado una fuerte indignación entre los surcoreanos, que han pedido en manifestaciones multitudinarias la dimisión de Park al creer que delegó importantes decisiones sobre políticas de Estado en una persona desconocida. Además Choi Soon-sil es hija del fallecido líder de una secta religiosa que fue mentor de Park hace décadas, por lo que comenzó a propagarse el rumor de que la presidenta estaba siendo influida por chamanes -el chamanismo es una religión ancestral y todavía existente en Corea del Sur-. "Los rumores sobre sectas y chamanismo no son ciertos. Quiero dejarlo claro", ha sentenciado hoy Park en su alocución.

Ésta ha llegado diez días después de que la presidenta pidiera perdón públicamente por primera vez tras descubrirse que Choi había editado varios de sus discursos con días de antelación, algo ilícito al tratarse de información confidencial. Decenas de miles de surcoreanos salieron a las calles los pasados días para pedir la dimisión de la jefa de Estado, cuyo índice de aprobación ha caído del 50% ento hasta el 5%, según la última encuesta publicada hoy.

Nueva detención

Por su parte, Choi permanece detenida mientras los fiscales rastrean sus documentos y cuentas bancarias antes de presentar cargos. Mientras tanto, las autoridades surcoreanas han realizado una nueva detención en el marco del escándalo. En esta ocasión, la Fiscalía ha arrestado a Jeong Ho Seong, exsecretario a cargo de los asuntos privados de la mandataria, acusado de filtrar documentos presidenciales confidenciales -con datos sobre cuestiones diplomáticas y de seguridad- a la confidente de Park.

Los investigadores han descubierto un rastro que involucra a Jeong con una 'tablet' que presuntamente había utilizado Choi, según ha informado la agencia surcoreana de noticias, Yonhap. Fuentes de la investigación señalan que este aparato electrónico, que desde un inicio se creía que pertenecía a la confidente, efectivamente era suyo. El escándalo estalló después de que un medio local recuperara datos sensibles de esta 'tablet'.

La de Jeong es la tercera detención en el marco de esta investigación, junto a la de Choi y la de An Chong bum, exsecretario presidencial de coordinación de política, de quien se sospecha que en colaboración con Choi trató de presionar a compañías locales para donar decenas de miles de millones de wones a dos fundaciones sin ánimo de lucro: Mir y K-Sports, según ha informado la agencia surcoreana de noticias, Yonhap. Este dinero se cree que fue ilegalmente transferido a Choi. A pesar de que Choi no forma parte del Gobierno, puede ser imputada por abuso de autoridad si queda demostrado que colaboró con An.