Leonoticias

Rodrigo Duterte.
Rodrigo Duterte. / Aaron Favila (Efe)

Duterte manda «al infierno» a Obama por negarle la venta de armas

  • El presidente de Filipinas amenaza con romper con EE UU y buscar la ayuda de Rusia y China

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha manifestado este martes que su homólogo estadounidense, Barack Obama, puede "irse al infierno" y ha señalado que puede comprar las armas que necesite a Rusia y China si Estados Unidos no quiere vendérselas.

Duterte ha indicado que está desarrollando una nueva estrategia en relación con la política exterior filipina y ha aseverado que en algún momento "romperá con Estados Unidos", que se ha negado en algunas ocasiones a venderle armamento.

"Es mi deber sagrado mantener la integridad de esta república y la salud de su gente", ha afirmado el mandatario. "Si no me quieren vender las armas, se las pediré a Rusia, que tiene todo lo que necesito. En el caso de China, simplemente hay que firmar", ha añadido.

Duterte anunció el domingo que cuenta con el apoyo de Moscú y Pekín y aseguró que revisaría el Acuerdo de Cooperación de Defensa entre Estados Unidos y Filipinas, que fue firmado en 2014 y permite el acceso a las tropas estadounidenses a las bases filipinas.

En relación con la lucha contra el tráfico de drogas, el presidente filipino ha denunciado que en vez de apoyar al Gobierno, Washington ha estado criticándolo por el gran número de muertes registradas en el país.

La UE, "al purgatorio"

"El primero en golpear ha sido el Departamento de Estado, así que puedes irte al infierno, Obama", ha indicado Duterte. "La Unión Europea mejor va al purgatorio. El infierno está lleno ya. ¿Por qué debería teneros miedo?", ha añadido.

El presidente ha manifestado en otras ocasiones que Estados Unidos rompió su amistad con Filipinas desde que él fue elegido para el cargo. "Lo único que hacen es reprimir a otro líder ante la comunidad internacional", ha afirmado. "Esto es lo que sucede ahora. Voy a reformar mi plan de política exterior. De hecho, en algún momento puede que rompa con Estados Unidos", ha añadido. Según fuentes del Gobierno estadounidense, la Casa Blanca ha estado haciendo lo posible por ignorar la retórica de Duterte.

Una ruptura de las relaciones entre ambos países provocaría tensiones en la región, donde la influencia de China ha aumentado en los últimos años. El portavoz del Departamento de Estado John Kirby ha manifestado que el comportamiento del mandatario filipino parece contradecir la relación existente entre ambas naciones. "Ya hemos hablado de este tipo de retórica. Sinceramente, parece contradictorio teniendo en cuenta la buena relación que tiene el pueblo estadounidense con el filipino. Los dos gobiernos han cooperado durante años", ha zanjado.