Detenido el guardia nacional que mató a una embarazada en el reparto de jamones en Venezuela

Distintos cuerpos de seguridad durante un despliegue antisecuestro impulsado por el Gobierno nacional en Caracas. /Miguel Gutiérrez (Efe)
Distintos cuerpos de seguridad durante un despliegue antisecuestro impulsado por el Gobierno nacional en Caracas. / Miguel Gutiérrez (Efe)

Las protestas han aumentado al incumplir el Gobierno chavista su compromiso de entregar a más de seis millones de familias perniles tradicionales de Navidad a precio subsidiado

EFECaracas (Venezuela)

El agente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que mató ayer a una mujer embarazada en Venezuela al abrir fuego durante un reparto de perniles tradicionales de Navidad subsidiados por el Gobierno ha sido detenido y será acusado de homicidio, anunció el fiscal general, Tarek William Saab.

"Dicho funcionario se encuentra temporalmente detenido en el comando de la Policía Nacional Bolivariana hasta la realización de la audiencia de presentación", escribió Saab en su cuenta de Twitter. Se trata de un sargento primero de la GNB y responde al nombre de David José Rebolledo Cortez, según dijo Saab. Deberá responder también por cargos de "uso indebido de arma orgánica y simulación de hecho punible", dice el fiscal.

Según el atestado policial visto por Efe, la joven de 18 años Alexandra Colopoyn, que estaba embarazada de 25 semanas, murió de un disparo del agente de este cuerpo de Policía Militarizada durante un reparto de pernil subsidiado por el Gobierno en el barrio caraqueño de Antímano.

La joven formaba parte de un grupo de personas que según la Policía "se tornaron violentas", una situación que al parecer intentó calmar la dotación de la Guardia Nacional que hasta allí se había desplazado. Mediante un "uso indebido de su arma", el guardia ahora arrestado "efectuó disparos a la multitud" y alcanzó a la joven embarazada, que murió poco después en un hospital.

Aumento del salario mínimo

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este domingo un aumento de 40% en el salario mínimo, el sexto en el año que termina, marcado por una espiral hiperinflacionaria.

El sueldo básico queda en 248.510 bolívares, equivalentes a 74 dólares a la tasa de cambio oficial y 2,2 dólares a la del mercado negro.

A ello se suma un bono de alimentación de 549.000 bolívares, con lo que el "ingreso mínimo integral" totaliza 798.510 bolívares (238 dólares a la tasa oficial y 7,16 a la del paralelo).

Maduro, quien había realizado aumentos previos de 50%, 60%, 50%, 40% y 30% en 2017, dijo en cadena de radio y televisión que busca "cuidar" a los trabajadores frente a lo que denominó un "mecanismo completamente falaz, criminal, de fijación de precios".

El incidente se produjo a las 4 de la madrugada del domingo, después de que la insuficiencia de los perniles que había para repartir desatara el nerviosismo entre quienes esperaban a recibir el suyo. Según Ana Pérez, que presenció los hechos, el guardia detenido empujó a una de sus familiares dentro de una alcantarilla. Tras recriminarle el marido de Pérez su acción, el militar "empieza a lanzar tiros como loco". "Todos salimos corriendo. A la muchacha, que salió corriendo, le dieron en la cabeza", dijo la joven. Otra persona fue herida en el glúteo por los disparos, según varios testigos. Según Pérez y otras personas presentes, el contingente de guardias venía de una tienda de bebidas alcohólicas cercana y "estaban bebidos".

Venezuela ha vivido estas Navidades numerosas protestas espontáneas ante el incumplimiento, por parte del Gobierno chavista, de ofrecer pernil -un plato típico por estas fechas en el país- a precio subsidiado a más de 6 millones de familias. El país atraviesa la peor crisis económica y social de su historia, y millones de venezolanos dependen del esquema de alimentos subsidiados que ha puesto en marcha el Gobierno para poder comer.

Contenido Patrocinado

Fotos