El caos y el olor a gas se apoderan de la Ciudad de México tras el temblor

Varias personas ayudan a desescombrar tras el temblor. / Henry Romero (Reuters)

Miles de personas surcan las calles con los víveres como pueden entre el caos de los vehículos que autogestionan su circulación tras el apagón de los semáforos

EFECiudad de México

Miles de personas atemorizadas salieron hoy a las calles de la Ciudad de México con los rostros contrariados y un persistente olor a gas tras el fuerte terremoto que causó al menos 119 muertos y destruyó decenas de edificios.

El seísmo, de 7,1 grados de magnitud en la escala de Richter, derrumbó al menos 44 edificios de la ciudad provocando fugas de gas en las calles y un fuerte hedor que sacudía a los ciudadanos, que acudían prestos con cuerdas, ropa y agua para ayudar a los equipos de rescate.

La gente se agolpó junto a los edificios derrumbados, cubriéndose las caras con sus manos a causa del fuerte olor a gas, mientras preguntaban por familiares atrapados.

Las autoridades fueron cortando las calzadas y pidiendo con megáfonos que la gente despejara las calles y se trasladara a los parques, hoy más que nunca pulmones en una ciudad histérica.

Mientras, los helicópteros sobrevolaban a baja altura coordinando los trabajos de las autoridades federales, la armada y el ejército mexicano, que arribaron a los lugares de extrema destrucción.

El edificio 286 de la avenida Álvaro Obregón quedó completamente destruido al igual que otros en la colonia Roma, arrastrando escombros y polvo sobre el aire y cristales rotos alrededor de las aceras.

Juli, una mujer de mediana edad con el rostro y los hombros manchados por los escombros, cuenta aterrorizada cómo sobrevivió al derrumbe del edificio. "Estábamos dentro, en un curso de micropigmentación cuando empezó a temblar. Estábamos en el quinto piso y todo se empezó a mover", relató la mujer, visiblemente afectada, esforzándose por respirar a causa del gas.

"Se empezó a caer todo el edificio", continuó "y nos arrastramos como pudimos para salir porque todo estaba cubierto de tierra y de polvo". Además, en ese momento la oscuridad hizo que instintivamente comenzaran a tirar unos de otros para lograr salir. "Las escaleras estaban colapsadas (...) no se veía nada", continuó para después soltar un llanto sordo de alivio por estar viva.

Beatriz Pérez, una mujer oaxaqueña residente en la capital de México, mostraba su preocupación por el estado de su hija. La mujer estaba sacando dinero del banco cuando sucedió el seísmo y de manera instintiva acudió a buscar a su hija. "Cuando crucé la calle todo era humo y dije dios mío ese es el edificio de mi hija. Están enterrados ahí", dijo, aludiendo a su hija y a su pareja. "Seguro que están debajo del escritorio, los conozco, cuando tiembla ellos se esconden ahí", agregó.

Los equipos de rescate tratan de sacar a los ciudadanos atrapados bajo los escombros, y las autoridades aconsejan a los ciudadanos que se alejen de los centros de la calle.

Muchas personas, en lugar de hacer caso, acudían a las tiendas y restaurantes para pedir o comprar agua y vendajes, así como ropa. Surcaban las calles con los víveres como podían entre el caos de los vehículos que autogestionaron su circulación tras el apagón de los semáforos.

Una decena de personas del equipo de rescate trabajan a buen ritmo en los escombros, picando el techo destruido del edificio. A cada rato que sacaban a alguien las personas aglutinadas alrededor aplaudían esperanzadas. Otras, continuaban desoladas esperando a que se mencionara el nombre de uno de sus familiares.

Fotos