Leonoticias

Lula da Silva reitera que lo acusan por «miedo» a que aspire a la Presidencia

vídeo

Lula da Silva. / Vídeo: Europa Press

  • El expresidente de Brasil será juzgado por la supuesta aceptación de 1 millón de euros en sobornos

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha atribuído este miércoles el proceso que ha iniciado la justicia en su contra por presunta corrupción asociada al escándalo de Petrobras al "temor" de que vuelva a presentarse como candidato a la Presidencia en 2018.

Lula participó en un acto de la campaña para las elecciones municipales del próximo 2 de octubre celebrado en Crato, una pequeña ciudad del estado nororiental de Ceará en la que, frente a cientos de personas, criticó la decisión judicial de procesarle por supuestos delitos de corrupción y lavado de dinero.

El juez Sergio Moro, a cargo de la investigación sobre la red de corrupción que actuó en la petrolera estatal, consideró que existen suficientes indicios para enjuiciar tanto a Lula como a su esposa, Marisa Leticia, y a otros seis allegados al expresidente.

"Están investigando mi vida desde hace dos años", se quejó Lula, quien afirmó que "están haciendo eso porque están con miedo de que sea candidato en 2018", cuando se celebrarán las próximas elecciones presidenciales.

"Si ellos prueban que robé diez centavos, con la misma honradez de siempre, con la cabeza en alto, sabré pedir disculpas al pueblo", declaró Lula, quien agregó que si se comprueba su inocencia, será él quien esperará una petición de perdón.

Persecución policial

Según Lula, la "persecución judicial" que dice sufrir es obra de una "elite económica y política" que no perdona que "un obrero haya llegado al poder" en Brasil, un país del cual afirmó que "desde el descubrimiento había estado gobernado por la aristocracia".

En tono irónico, dijo reconocer que cometió "barbaridades" en el Gobierno, entre las cuales citó "haber llevado a los hijos de los más pobres a la universidad, hacer escuelas técnicas, legalizar la profesión de empleada doméstica y garantizarle tres platos de comida al día a todos los brasileños".

En esa misma línea, responsabilizó "al pueblo" de todo. "Fueron ustedes los que eligieron presidente a un metalúrgico pobre", dijo Lula, protegido de un justiciero sol con un sombrero típico de la región noreste del país que usa en sus perfiles en redes sociales.

También aseguró que ese mismo pueblo tuvo después la "osadía" de elegir como su sucesora a su ahijada política Dilma Rousseff, quien el pasado 31 de agosto fue destituida tras un juicio parlamentario en el que fue declarada culpable de irregularidades fiscales.

"En un estado machista, tuvieron la osadía de elegir a una mujer para la Presidencia y eso ya fue demasiado para la elite", declaró.

En su discurso, de neto contenido político, Lula no hizo ningún comentario directo sobre las acusaciones que lo han sentado en el banquillo de los reos por segunda vez este año.

«Favores» de empresas implicadas

Según los cargos, Lula recibió diversos "favores" de empresas implicadas en el escándalo de Petrobras, entre los cuales figurarían un apartamento de playa y el pago del alquiler, durante cinco años, de un depósito para guardar regalos personales que recibió durante su Gobierno.

Lula ha negado ser propietario de ese apartamento, pero para la Policía y la Fiscalía existen firmes indicios de que, aunque no está registrado en su nombre, es el verdadero dueño del inmueble.

Además de ese proceso, Lula responde en otro juicio por cargos de obstrucción a la justicia, por el supuesto intento de soborno de un implicado en las corruptelas en Petrobras, al que habría ordenado que se le ofreciera dinero a cambio de su silencio.