Con barriga y superados los 70: la mujer real abre Cibeles

El diseñador Roberto Verino en la primera jornada de la pasarela Fashion Week Madrid / EFE

Roberto Verino sube a la pasarela a la Miss España 1965 Alicia Borrás y a Clara Mas, embarazada, para alinearse con esta nueva tendencia en el mundo de la moda

Gloria Salgado
GLORIA SALGADOMadrid

Afirmaba Honoré de Balzac que quien no fuese a menudo a París no sería jamás completamente elegante. Será por eso que Roberto Verino, que aprendió su oficio en la ciudad de la luz, es el adalid de la elegancia textil española. Agradecido por todo lo que le ha aportado, el orensano brinda un homenaje a la capital francesa con motivo del 35 aniversario de su firma, en el que destacan guiños a Balenciaga, Yves Saint Laurent, Dior y Chanel. Un recorrido por los 70, en los que se pasó de una moda elitista a otra democratizada, que tomó forma en la Galería de Cristal del madrileño Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento.

Verino, quien ya incorporó en la pasada edición una de las últimas tendencias internacionales 'ver ahora, comprar ahora', ya tiene en tienda la mayor parte de una colección a la que han dado vida dos modelos excepcionales: la septuagenaria Alicia Borrás y la 'top' Clara Mas, embarazada de 22 semanas. Borrás, Miss España 1965 y modelo de Pertegaz por aquella época, representa a la mujer fuerte y atractiva que con su personalidad hace moderna y actual la estética de los 70, la década más gloriosa de la moda francesa. De ella, dice Verino, que «puede lucir igual que una veinteañera» porque «la juventud se siente». El gallego se quedó muy corto. La menorquina, que ya dejó boquiabiertos a los presentes al cerrar el desfile de Andrés Sardá de septiembre de 2014, se deslizó con lentitud, delicadeza y elegancia, recibiendo alabanzas del público a su paso. «Aunque ha cambiado el modo de desfilar, me gusta adaptarme a los tiempos. Ahora se va más rápido», asegura la bella maniquí, que reivindica el espacio de las mujeres maduras en el mundo de la moda.

Más información

Con este gesto, Verino se alinea una vez más con otras firmas que intentan romper con conceptos tan asentados como la edad de las mujeres que pueden subir a una pasarela. Zara y Mango han apostado por mujeres mayores de 40 años para los catálogos de la temporada otoño-invierno.

Respecto a Clara Mas, a buen seguro no convence a muchos que una joven de medidas imposibles represente a una embarazada, pero que Verino presuma de que una mujer pueda lucir sin tapujos su barriga -y sin tener que adaptar las prendas que tiene a la venta- ya dice mucho de su intento por llegar a una mujer real. Por eso el ofrece tallas desde la 36, que es «la que utilizan las modelos», hasta la 46, llegando a la 48 en ciertas piezas. Pese a que no sea lo común encontrar una abanico de tallaje tan amplio, Verino se lamenta de no poder tener la maquinaria necesaria para poder tener más opciones en su tienda.

Fotos