Agatha Ruiz de la Prada: «Si me pongo un traje negro me mareo»

Agatha Ruiz de la Prada repasa en una entrevista con leonoticias los aspectos más importantes de la igualdad y el empoderamiento de la mujer | La diseñadora madrileña visita León para compartir su experiencia personal «como emprendedora, mujer y líder» en una conferencia de España Duero para poner en valor el Día Internacional de la Mujer

Agatha Ruiz de la Prada, durante la entrevista con leonoticias. / Sandra Santos
INÉS SANTOS

Emprendedora, mujer de éxito y una líder nata. Así es la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada. La madrileña visita León para compartir su experiencia personal, la que la ha llevado a tener una carrera exitosa y a que sus colecciones viajen por el mundo.

En una sociedad en la que todo parece inventado la innovación y el emprendimiento son las claves de una carrera de éxito, pero también la perseverancia y la constancia que lleven a continuar el camino deseado. «Yo vi enseguida que había muchas cosas por inventar y sigo pensando que hay muchas cosas por inventar», recuerda la diseñadora sus inicios. «Vi un camino y ese camino le vi siempre eso es un regalo del cielo», añade explicando la importancia de tener unos sueños y poder seguirlo.

España Duero ha hecho posible que Agatha Ruiz de la Prada comparta su experiencia con los leoneses. Una charla en la que recordar la importancia de la Igualdad entre hombres y mujeres y en la que la diseñadora considera que se ha mejorado mucho. «Hemos avanzado muchísimo y mas que tenemos que avanzar», considera la diseñadora, pero insiste en que «hay que ir avanzando todos los días a lo bestia sin parar, que las mujeres estén donde tienen que estar».

La diseñadora reconoce en una entrevista con leonoticias que lo importante en esta vida para superar cualquier contratiempo es estar ocupado y trabajar. Agatha recuerda las grandes diferencias entre su madre y su abuela, a pesar de que ninguna trabajó, la primera quedaba en casa y lo pasaba muy mal mientras la segunda siempre tenía la agenda ocupada. Tras su divorcio, «una amiga me dijo que hay que ir hasta la inauguración de una gasolinera, ahí no cabe la depresión» y esa era la filosofía de vida de su abuela y la que ella ha querido seguir llevando.

Un optimismo que la ha llevado a superar todos los obstáculos con los que se ha encontrado y que también refleja en sus colecciones. «Mi ropa es la ropa feliz, me pongo un traje negro y a los 10 minutos me siento mareada, pero me horroriza».

Agatha Ruiz de la Prada aprovechará su estancia en León para seguir conociendo gente, recopilando momentos de inspiración y compartiendo su experiencia, en la que prima el sentido común y su pasión por la vida.

Contenido Patrocinado

Fotos