María Teresa Campos, hospitalizada de urgencia

María Teresa Campos./
María Teresa Campos.

La veterana periodista sufrió un fuerte dolor abdominal y fue ingresada en la Clínica Santa Clara, aunque no reviste gravedad

JOSEBA FIESTRAS

Las alarmas saltaban en 'Sábado Deluxe' al enterarse de que la periodista María Teresa Campos había sido ingresada de urgencia en un hospital. Su hija, Carmen Borrego, que se encontraba en el programa, tranquilizó a la audiencia al desvelar que la situación no era grave. «Esta mañana, de madrugada, se empezó a encontrar mal, con unos dolores abdominales muy fuertes», ha contado. «Mucho le tenía que doler para pedir ella misma que la llevaran al hospital», reflexionaba Borrego, que explicaba que fue Edmundo Arrocet el que la condujo hasta la Clínica de la Luz, donde le realizaron las pruebas pertinentes y su analítica era positiva, «pero por precaución la han ingresado, sobre todo para dejarla con suero todo el día y que no comiera nada», argumentó su hija, que añadió que tanto a ella como a su hermana no les avisaron para que no se asustaran.

María Teresa sufrió hace más de un año una operación de vesícula, «y puede ser consecuencia de esa intervención que se haya quedado alguna adherencia, restos de barro biliar», ha comentado su hija pequeña, que advirtió que por la tarde se había puesto «un poco peor porque ha tenido vómitos y le han dicho que tiene el intestino un poco parado, pero no le han dado importancia al tema».

La familia ha querido transmitir que los médicos no están preocupados y «ella está muy tranquila, lo que pasa es que es muy aprensiva y los hospitales no le gustan nada», ha ilustrado Borrego.

«No hay nada malo ni nada raro»

Terelu ha entrado en directo en una conexión telefónica desde la clínica donde estaba ingresada su madre para calmar los ánimos. «No hay nada malo ni nada raro», ha declarado la comunicadora, «parece que es una distensión del intestino delgado que puede estar provocada por muchas cosas, pero ella está bien cuidada en un lugar donde tienen todo su historial médico, por lo que se siente muy segura».

Tan entera estaba que hasta ella misma se puso al teléfono. «He pasado un mal ratillo, pero ya lo veía venir. Mucha gente a la que le han quitado la vesícula ya me lo venía advirtiendo. Me ha dado un cólico, y en el fondo me alegro porque es algo que tenía que solucionar», ha indicado la veterana informadora, que ha continuado su discurso asegurando que está «muy controlada y con analíticas constantes».

María Teresa ha demostrado su fortaleza llegando a utilizar el humor en su plática: «Demasiado estoy hablando, porque no me dan ni agua». El público ha premiado con una cálida ovación las palabras de la periodista de fondo se escuchó decir a su hija Carmen desde el plató con cierta guasa: «¡Ya vale de sustos, eh!».

Contenido Patrocinado

Fotos