Una asturiana reclama que se la reconozca como hija de Manolo Escobar

Una asturiana reclama que se la reconozca como hija de Manolo Escobar

María Eva García Figueras interpuso una demanda de paternidad en el juzgado de Villaviciosa. Dice que su madre y el artista mantuvieron una relación en los años 60

OLAYA SUÁREZ / ALICIA G.-OVIES

Manolo Escobar podría tener una hija asturiana. María Eva García Figueras, vecina de Gijón, ha interpuesto una demanda de paternidad en el juzgado de Primera Instancia de Villaviciosa en la que reclama que la Justicia reconozca que es descendiente directa del popular artista, fallecido en octubre de 2013. Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), el juzgado está en fase de análisis de la demanda para determinar si existen pruebas suficientes que motiven la admisión a trámite.

Una de las pruebas de cargo que presenta la mujer, que tiene 58 años, es una carta manuscrita por su madre en la que se puede leer: «Yo, con la cabeza lúcida, afirmo y juro que antes de mi matrimonio hubo una relación de novios con Manuel García Escobar. Después mi María Eva nació por esa relación anterior. Mi hija María Eva García Figueras es hija natural, de sangre, de Manuel García Escobar, el conocido Manolo Escobar. Lo firmo y juro».

En la demanda aporta además fotografías de su niñez en 'El Porompompero', la casa que el artista tenía en Alicante. La historia vital que narra la presunta hija secreta de Manolo Escobar tiene sus inicios en los años cincuenta, cuando durante seis años su madre y el almeriense supuestamente mantuvieron una larga relación. María Eva García Figueras nació el 26 de noviembre de 1960, un año después de que el cantante se casase con Anita Marx, con la que adoptó la que, salvo que la Justicia dicte lo contrario, es su única hija, Vanessa.

Se da la circunstancia de que María Eva García Figueras comparte el primer apellido con el cantante, pero también con sus hermanas de madre, ya que su progenitor legal también se apellidaba García. Además de la demanda de paternidad, esta vecina de Gijón ha renunciado expresamente a los derechos respecto al considerado padre legal, un trámite obligatorio para todo aquel que reclame ser reconocido biológicamente por padre o madre pero legalmente sea hijo de otra persona.

La ley señala que en ningún caso se admitirá la demanda sobre una reclamación de paternidad si con ella no se presenta un principio de prueba de los hechos en los que se funda esta reclamación. Las pruebas pueden ser diversas, como material fotográfico, testigos, cartas o cualquier otro indicio que ayude a sustentar la acreditación de esa relación de la que se asegura nació un hijo. El siguiente paso sería la realización de pruebas biológicas, un análisis de ADN para identificar la carga genética que puedan compartir. En este caso, el cadáver de Manolo Escobar fue incinerado tras su muerte -sus cenizas quedaron enterradas en el cementerio de Sant Jaume de Benidorm-, por lo que los análisis se deberían realizar a uno de los hermanos vivos o, incluso, ordenar la exhumación de los restos mortales de los ya fallecidos. El artista era el quinto de diez hermanos.

Relación hasta los 18 años

María Eva García Figueras, vecina de Gijón y con vínculos familiares en la parroquia maliaya de Argüero, explica en su demanda que mantuvo relación con el popular cantante hasta que cumplió los 18 años y que durante su niñez pasaba largas temporadas en Benidorm con el que ella dice que es su padre y su esposa, que, según la reclamante, estaría al corriente de la paternidad de Escobar fuera del matrimonio.

Sin embargo, ese supuesto estrecho vínculo se habría cortado cuando la asturiana renunció a trasladarse a vivir a Madrid para estudiar la carrera superior de piano, unos estudios que finalmente realizó en el Conservatorio de Oviedo.

Según el testimonio de María Eva, una vez fallecido el artista -que protagonizó 19 películas y lanzó grandes temas como 'Mi carro' y 'El Porompompero'- intentó contactar con Anita, la viuda, de forma privada, pero tanto ella como Vanessa se negaron. María Eva García Figueras no figuraba en el testamento de Manolo Escobar y su esposa e hija negaron cualquier vínculo familiar.

«Hemos tenido que sacar dinero de donde no había para pagar a Hacienda, si quiere ser hija de Manolo Escobar lo que va a tocar es pagar un montón», dijo la hija adoptiva del artista a Vanitatis hace dos años cuando le preguntaron sobre una supuesta hija secreta de su padre. Será ahora el juez de Primera Instancia de Villaviciosa el que determine si existen pruebas suficientes para considerar que Manolo Escobar dejó su huella, no solo la artística, en el Principado.

Contenido Patrocinado

Fotos