Opinión
OPINIÓN POR BEATRIZ SAN MILLÁN PÉREZ
 “Singles” (solos) versus Dependientes emocionales
“Vivo solo y soy feliz”. “He elegido no tener pareja ni compromisos a largo plazo”. “Soy independiente y me considero un espíritu libre”. Estas serían algunas de las descripciones que harían de sí mismos los “singles” o solos (y solas).
03/10/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NARANJA MECÁNICA

Defienden la independencia en su vida por encima de todo y por eso no quieren ningún tipo de ataduras. Muchos “singles” han tenido pareja e incluso han llegado a formalizar sus relaciones de manera oficial (matrimonio, pareja de hecho, etc.) y posteriormente las han concluido. También son jóvenes que han decidido, por convicción o por experiencias negativas, que su vida será mejor si la viven individualmente. Normalmente, tenemos la idea de que un “single” es todo lo contrario que aquella persona que siempre necesita tener una pareja o un punto de apoyo de quien depender afectivamente. Podrían ser los extremos de un continuo y, como se suele decir, “los extremos se tocan”.

Nuestra personalidad y las habilidades emocionales que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida nos llevan a tener unos hábitos que a veces  no son compatibles con la convivencia. Creamos un estilo de vida basado en nuestros intereses y valores y tratamos de cumplir nuestras metas y deseos más soñados. Es aquí el punto en el que los caminos se dividen. Por un lado, aparecen los dependientes emocionales que viven su vida a través de la de los demás, sin plantearse más meta que la de que nunca les falte alguien a su lado. Por el otro, están los “singles” que están acostumbrados a hacer planes en cualquier momento sin contar con nadie en concreto, sólo con quien se apunte.

Los “singles” tienen su trabajo y su grupo de amigos y, constantemente, están organizando o buscando planes para hacer cosas. Es esta necesidad de vivir experiencias nuevas la que les impide crear lazos afectivos intensos con alguien y que estos duren en el tiempo. Suelen tener sus prioridades tan claras que no hay lugar para plantearse las necesidades de otros. No están acostumbrados y/o no han aprendido.

Para muchos, vivir con alguien o tener una pareja estable es visto como un lastre que no les deja vivir plenamente. Tener que ponerse de acuerdo con otra persona, esperar o ceder, en muchas ocasiones, conlleva renunciar a la satisfacción inmediata de los propios deseos. Esto puede llegar a ser percibido como una pérdida de tiempo. Por eso llegan a la conclusión de que a veces “es mejor estar solo que mal acompañado”. Puede que lo hayan intentado pero sus prioridades acaban por inclinar la balanza hacia el lado de la independencia.

Los dependientes emocionales, por el contrario no saben organizar su vida si no hay alguien a su lado que les aliente o que les dé su consentimiento. No se atreven a iniciar proyectos por su falta de seguridad y por el miedo a que nadie les apoye. En consecuencia, se han olvidado de sus deseos y necesidades relegándolas a una única: la dependencia. Acaban asumiendo los gustos y preferencias de los demás como suyos propios y, a medida, que van cambiando de grupo de amistades sus ideas e, incluso, su personalidad también va cambiando.

Pero, tanto “singles” como dependientes emocionales huyen de la soledad. Los “singles” buscan contactos esporádicos y personas con quienes compartir actividades y momentos muy concretos. Buscan grupos y asociaciones que les permitan encontrar un punto de encuentro hecho a medida para ellos, normalmente otros “singles”. Mientras tanto, los dependientes se adaptan a las actividades que se les ofrecen y a lo que les aporte la satisfacción de su constante necesidad de aceptación.

Beatriz San Millán Pérez

@PsicoBSM 

http://psicobsm.com/ 

https://www.facebook.com/Psicobsm 

Más artículos del autor:
    El apego
    El miedo
    Los celos
  Preparar para imprimir  Enviar por correo