Opinión
OPINIÓN POR LUIS ARTIGUE
Vengo del San Jordi de Barcelona con un libro y una rosa para ti
Como una incubadora, un libro es una esperanza con algo vivo dentro...
26/04/2015
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NOTICIA ILUMINADA DEL DIA
...Sí, vengo eufórico de firmar en un espléndido San Jordi y no dejo de pensar que un libro es un almacén de sueños, un botín compartido, una guerra contra el tiempo más barata y efectiva que la cirugía estética.

En efecto, leer es una forma de descubrir que, cuando a veces estamos hartos de lo posible y lo de siempre, nos queda el recurso de volver soñar.

Pero vivimos en un mundo cada vez más complicado y estúpido. En este sentido leer es también un modo efectivo de aprender, de crecer de verdad, de saber. Y, como le decía su padre al futuro novelista y Premio Nobel Gabriel García Márquez, «cuanto más sepas menos te mandarán».

Además los espejos están sobrestimados pues son los libros que una persona ha leído los que en verdad le reflejan por completo –por cierto, buen tema éste para un cuento de vampiros-. En efecto los espejos están tan sobrestimados como el sexo sin amor, pero la lectura es una de las pocas cosas buenas que conozco que no está sobredimensionada.

Y aunque hoy ocupa tanto de lo que somos nuestra faceta social que cada uno de nosotros sobreactuamos cada vez más, cada día casi todos matamos para sobrevivir. Por eso bueno es saber que leer nos hermana con lo humano: leer nos ayuda a convivir.

Por eso el Día del Libro hace falta para que nos demos cuenta de que no estamos pasando sólo por una crisis económica, no, sino que estamos en crisis como sociedad. Por eso esto es el fin de una era. Agárrese a la primera tabla de salvación ya todo naufrago.

Al menos leer nos mantiene un rato a flote. De hecho la vida es más fácil, más rica y menos insulsa para quien lee pues leyendo uno tiene más armas para afrontar la adversidad. Así nos lo enseñó por ejemplo el poeta cubano Reinaldo Arenas, gran lector, el cual ni siquiera tuvo miedo cuando le dijeron que iban a meterle en la cárcel por sus ideas. Aseguró: «pueden reducirme el espacio pero no la libertad». Y es que todo está en los libros.

Esta semana se conmemora el día del libro, así que por eso te lo recuerdo: un libro, como una incubadora, es una esperanza con algo vivo dentro.

Luis Artigue
www.luisartigue.es 

Más artículos del autor:
    Dalí
    La distopía
    Igual
    Tar(jetas)
    Hilo de oro
    Chocar 
    ERE
  Preparar para imprimir  Enviar por correo