Opinión
OPINIÓN POR LUIS ARTIGUE
 Si el famoso detective de Agatha Christie Hercules Poirot viniera a León a investigar un misterioso crimen…
Ver ahora una fotografía en la que sale mi madre entonces, cuando era una muchacha, es como dar la vuelta al mundo.
15/09/2014
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NOTICIA ILUMINADA DEL DIA
Y lo mismo ocurre al retomar los viejos libros con los que uno empezó a amar esa preciada droga que es la lectura.

Volver de hecho a leer una novela de misterio e intenso aroma victoriano protagonizada por Hercules Poirot, ese flemático, elegante, cortés y  remilgado detective belga creado por Agatha Christie y caracterizado tanto por su mente deductivamente malabarista cono por no haber fracasado en el arte de dejarse crecer el bigote, se parece a regresar a donde todo empieza.

Por eso como para combatir la indulgencia emocional del fin del verano acaba de publicarse en la Editorial Espasa LOS CRÍMENES DEL MONOGRAMA, una nueva novela protagonizada por el detectivePoirot la cual, autorizada a continuar la saga por los herederos de la escritora inglesa, ha sido creada con ritmo, textura, atmósfera, magnetismo y talento argumental por Sophie Hannah.

Hubo en efecto un tiempo en mi vida en el que, en el pueblo en el que crecí,las novelas de Agatha Christie en particular, y toda la literatura no académica concebida como cloroformo social en general, fueron mi refugio contra la soledad, el miedo y el dolor de la larga y lenta convalecencia posthospitalaria. Por eso quise hacer un homenaje a ese pueblo repleto de personajes esenciales y trotamundos de alterne, y también al detective Hercules Poirot, en mi novela CLUB LA SORBONA. Y por eso acabo de leer como en un rapto de nostalgia esta recién publicada nueva aventura del inteligente, sorprendente, meticuloso, victorianamente puritano Poirot… ¡Y no me ha decepcionado! ¡De hecho casi ni distingo la imitación del original!

La trama de LOS CRÍMENES DEL MONOGRAMA está situada en el atmosférico Londres de los años 30,y arranca cuando el detective ya retirado Poirot, que ahora vive en una casa de huéspedes próxima a la elegante mansión que ha ocupado siempre, está sentado a la mesa de un distinguido café, y se le aproxima Jennie, una histérica rubia envuelta en un abrigo y con sombrero, la cual le asegura que la van a matar pronto pero que no debe investigar el crimen porque ella merece tal muerte.

Poco después tres personas son asesinadas en un sofisticado hotel de lujo de la ciudad próximo a Picadilly Circus, el Bloxham, y llama la atención del detective belga y de Edward Catchpool, el joven agente de Scotland Yard que le ayudará en el caso, el hecho de que el autor del triple asesinato del Bloxham haya dejado en el lugar del crimen tres pistas: tres gemelos de oro con un monograma compuesto por tres iniciales. 

¿Será la mujer del café la siguiente víctima?

Como si la delincuencia mortal fuera una inteligente partida de ajedrez que, amparados en el gran teatro de simulaciones y dobles fondos que es la vida en sociedad, juegan detective y asesino ante los ojos del lector, así son las evanescentes pero entretenidísimas novelas de Agatha Christie, y así es esta dignísima secuela de prosa coloreada y efectiva…

Libros quizá no perdurables pero sí de siempre que saben apelar con magnetismo a nuestra propensión al amor incondicional.

¡Qué hermoso es leer algo que sepa hacernos regresar!

De hecho yo ahora no estoy seguro de si he vuelto al pueblo de León ajeno a los rodeos doctrinales que da la cultura pero repleto de metáforas de alta resolución en el que crecí, o es que Hercules Poirot ha regresado a León con su bigote y su bombín para investigar un crimen.

Vale. 

Luis Artigue

www.luisartigue.es

Más artículos del autor:
    Dalí
    La distopía
    Igual
    Tar(jetas)
    Hilo de oro
    Chocar 
    ERE
  Preparar para imprimir  Enviar por correo