Opinión
OPINIÓN POR LUIS ARTIGUE
Qué le diría José Ortega y Gasset a Pablo Iglesias si participaran juntos en un debate político de La Sexta  
¿El pensamiento político versa sobre la mejor forma de adaptar la verdad a las necesidades de quien manda? ¿La clase dirigente puede sustituir la reflexión por el pragmatismo y salir indemne? ¿De verdad en este país sólo podemos optar entre partidos endogámicos dirigidos por sofistas y trileros por un lado y populismos por el otro?
18/06/2014
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NOTICIA ILUMINADA DEL DIA
Y algo más: ¿la política, que en estos tiempos epidérmicos en los que la exterioridad manda se define como gestión y gesto, ha de ser un ámbito estrictamente pragmático o más bien filosofía pura en el fondo y en la forma con ecos del catecismo o de  K. Marx?

Aún más allá: Está de moda ser ácrata o liberal, pero, ¿qué fue y qué ha de ser el liberalismo? ¿Se opone al socialismo y al anarquismo? ¿Es nuevo esto de que España padezca una especie de síndrome de reinos de Taifas y, como dejando claro cual es su enfermedad histórica, aunque le vaya bien sienta de vez en vez el anhelo de desmembrarse, federalizarse cada vez más o institucionalizar su invertebración? ¿Cuestionar la calidad de la democracia equivale a ponerse del lado del fascismo? ¿Qué es y qué ha de ser un referente mediático para un país en crisis?

Son preguntas del estricto hoy que ya fueron respondidas ayer… 

De hecho al terminar de leer en estos días el que para mí hasta ahora es el libro del año, JOSÉ ORTEGA Y GASSET (Ed. Taurus), una apabullantemente documentada y lúcida biografía del gran pensador español, un verdadero referente, que acaba de publicar Jordi Gracia, y la cual bien parece una invitación a regresar a las fuentes y las causas de la actual pérdida de fortaleza histórica y de valores ideológicos de este país, uno se da cuenta con mayor pasmo de la frivolidad política que nos asola hoy. 

Uno repasa la vida intelectual y biográfica de Ortega y todo parece tan actual. Todo, el joven Ortega que critica la España tradicionalista de la Restauración invitándola a mirar a Europa, invitándola a abrirse, el Ortega que abandona la política en 1932 consciente de que a este país la hace falta inteligencia, reflexión, método y poso, el Ortega periodístico que trata de propagar el racionalvitalismo y la razón histórica, su madurez en ese caldo de cultivo ultraconservador y fascista, en el cual él trata de redefinir el conservadurismo democrático para alejarlo de cualquier impulso antiparlamentarista, su crítica del idealismo y del realismo, su conciencia de que el ser del mundo no es alma ni materia sino perspectiva, su apuesta final y definitiva por el vitalismo circunstancial antes que por el existencialismo…

Ha habido grandes hombres que anticiparon nuestras búsquedas y profetizaron nuestros males, y nos pusieron sobre aviso de nuestras carencias, y nos guiaron en la noche de la sinrazón mediante su inteligencia comprometida, vitalista, europea, erudita y muy mediática.

Regresar a ellos, retomar el camino, es necesario para poder tomar perspectiva y avanzar.

Luis Artigue

www.luisartigue.es

Más artículos del autor:
    Dalí
    La distopía
    Igual
    Tar(jetas)
    Hilo de oro
    Chocar 
    ERE
  Preparar para imprimir  Enviar por correo