Opinión
OPINIÓN POR LUIS ARTIGUE
Política zombi
"Érase una vez una época siniestra, oscura y...
30/01/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NOTICIA ILUMINADA DEL DIA
...dinamitera en la que la corrupción era norma", podría empezar diciendo una inquietante novela gótica o una simple columna sobre lo que dicen los noticiarios que está pasando (una columna, por supuesto, con vocación de estar escrita sin el abuso de las convenciones y la alergia a las metáforas que van asociados a los artículos de opinión).

Sí, señoras y señores del jurado: dicen esta semana los periódicos y telediarios que la corrupción política se ha vuelto pertinaz.

En efecto así, como un intimidante y fantasmal coro de laringetomizados, los últimos telediarios del Reino de las Españas hablan mucho sobre las corruptelas del nacionalista clan Pujol, sobre la fortuna del Señor Bárcenas extesorero del PP, sobre la columnista pseudónima del exvicepresidente de la Fundación Ideas del PSOE, y del juicio de Urdangarín, del de Isabel Pantoja, del reportaje de Interviu sobre “las dietas” de la Presidenta de la Diputación de León del cual nada se ha hablado en León, etc… ¡Es como si así, al unísono, nos quisieran hacer concluir que ya la corrupción se ha convertido en norma!

¿La corrupción es norma? ¿Esto es así tanto en el mundo de la política como en los cementerios? Acabáramos: entonces en la vida real es la corrupción la que convierte a los políticos, y no a los cadáveres, en zombis…

Es mejor no pensarlo, diría un filósofo en paro.

En otro orden de cosas según los mismos telediarios esta semana, además de la corrupción, ha llegado la nieve blanca como el vestido de una novia embarazada ante el altar o blanca como la gripe: no sé si es coincidencia pero, a la vez que nos subía la fiebre, nos ha subido el paro.

Uff, nos lo han repetido los medios de manipulación audiovisual por activa y por pasiva: ha subido el paro, oiga, acojónese. ¡Ya hay seis millones de zombis abrumados por el peso del fracaso vagando de puerta en puerta con su currículum en la mano!…

¡Es que los medios de comunicación ya no saben hablar de otra cosa que de zombis!

Visto lo visto, y como lo mejor para la higiene mental es vivir procurando que la llegada del Apocalipsis te pille bailando, acabo de poner una sonrisa de guadaña en mi boca y el Thriller de Michael Jackson en mi cadena musical.

Y, habida cuenta de que no hay quien saque en claro nada sólo permaneciendo atento a la prensa partidista, les recomiendo, para tener alguna certidumbre preclara de la verdadera situación política de este país, leer de un tirón la última y más cínica novela del escritor berciano Hernán Migoya titulada UNA, GRANDE Y ZOMBI (Ediciones B).  

¡Sálvese quien deba!

Más artículos del autor:
    Dalí
    La distopía
    Igual
    Tar(jetas)
    Hilo de oro
    Chocar 
    ERE
  Preparar para imprimir  Enviar por correo