Opinión
OPINIÓN POR BEATRIZ SAN MILLÁN PÉREZ
La panacea está en una creencia: el pensamiento mágico
Tener pensamientos mágicos no significa que tengamos telepatía para comunicarnos en silencio o que podamos adivinar los pensamientos de otra gente. El pensamiento mágico es tan simple como una creencia. ¿Cuántas veces hemos pensado en nuestra vida que si fuésemos más atractivos tendríamos más amigos o si tuviéramos más dinero conseguiríamos todo lo que nos propusiéramos?
24/10/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NARANJA MECÁNICA

Seguro que muchos de los que estáis leyendo inmediatamente y casi sin acabar habéis contestado, “¡es que es verdad!” o “por desgracia es cierto”.

Pero esto no es más que una frase expresada de forma condicional que nosotros nos creemos a pies juntillas. Se trata de una manera de pensar que no tiene en cuenta la realidad. Parte de algo que no podemos tener (porque ya ha ocurrido, porque no poseemos las cualidades necesarias, porque no es real, etc.) para asegurar que algo se cumpliría necesariamente como resultado de la primera premisa.

Pero ¿quién lo puede asegurar? ¿Cómo podemos estar tan seguros de que nuestra vida cambiaría radicalmente si cambiase este único elemento que defendemos? Por suerte o por desgracia, nadie ha conseguido cambiar el rumbo de su vida con este tipo de creencias. Es por esto por lo que en psicología llamamos a esta clase de ideas “pensamiento mágico”, porque creemos que con cambiar una pequeña parte todo sería completamente diferente. Y, por supuesto, favorable a nosotros.

¿Qué función tiene comportarnos de esta manera? El pensamiento mágico tiene una función defensiva y justificativa. Cuando nos sentimos incapaces de controlar algún aspecto de nuestra vida (o toda nuestra vida en general) y no conseguimos ver una salida entonces justificamos la situación de esta forma. Por ejemplo, “si fuera más delgado o delgada la gente me querría más y sería más popular.” De esta manera justifico no tener tantos amigos como me gustaría y, además, le echo la culpa a mi aspecto físico como si fuera algo externo a mí. 

Al intentar defendernos buscamos una explicación a lo que ocurre y, de paso, un culpable de la situación y de las molestias o del sufrimiento que nos causa a la vez que nos evadimos de nuestra responsabilidad.

Pero ¿por qué evadirnos de la responsabilidad si es algo que no podemos cambiar? Porque en realidad sí podemos cambiar la situación y lograr eso que deseamos. Lo que verdaderamente queremos que se cumpla es la segunda parte de esa condición que nos ponemos: el ser más felices, más queridos, conseguir lo que nos proponemos, etc. Pero poniendo delante ese obstáculo que parece imposible de superar es cuando encontramos la justificación y nos concedemos el lujo de evadir nuestra propia responsabilidad. Es decir, si tengo una escusa para no luchar por algo que me supone un gran esfuerzo y, especialmente, si parece inmodificable ya no hace falta que haga nada.

Esto, a la vez que nos justifica también nos paraliza porque merma nuestra capacidad de iniciativa y de autoeficacia a la vez que nos permite relajarnos y no alimentar nuestra motivación.

Paradójicamente, lo que hace es que a pesar de tenerlo “todo bien atado y justificado” nos seguimos sintiendo mal por la situación inmóvil en la que nos encontramos. Seguimos sin ver una salida a lo que nos causa sufrimiento a la vez que nos sentimos incapaces y sin ganas de ponernos en marcha. 

Así que, cuando nos damos cuenta, nos encontramos envueltos en un bucle negativo en el que la única salida que encontramos es seguir generando estos pensamientos mágicos para aliviar un poco nuestro malestar.

Aunque nos cueste mucho esfuerzo intentar luchar contra todos estos obstáculos que nosotros mismos nos ponemos a la larga nos ayudará a reforzar nuestra autoestima porque nos dará la demostración real de que somos capaces de sobreponernos a las dificultades.

Beatriz San Millán Pérez

@PsicoBSM 

http://psicobsm.com/ 

https://www.facebook.com/Psicobsm 

Más artículos del autor:
    El apego
    El miedo
    Los celos
  Preparar para imprimir  Enviar por correo