Opinión
OPINIÓN POR LUIS ARTIGUE
La imaginación es una mujer
Todos alguna vez, mientras deambulábamos por la calle, hemos mirado a un autobús detenido esperando a que el disco verde del semáforo se ilumine, y entonces la hemos visto.
12/06/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NOTICIA ILUMINADA DEL DIA
Todos nos hemos fijado en esa mujer magnética de ojos como faros en la noche, esa mujer de belleza no envilecida que va sentada junto a la ventanilla, esa desconocida distraída que viaja sola y, como sin pretenderlo, de repente nos mira. 

¡Y la miramos! 

Dura sólo un instante ese encuentro visual –nuestros ojos y los suyos que a través de la ventanilla fabrican un puente- y luego el autobús se va junto a eso que pudiera haber sido; junto a un sueño que también se va. 

Todos llevamos dentro esta historia para consolarnos de las contrariedades cotidianas. Reconforta saber que por ahí, viajando en un autobús de línea, existe otra oportunidad. Que todo pudo ser diferente entonces y, de hecho, cualquier día podría ser distinto. Acaso mañana vuelva el autobús, y en ese mismo momento lo dejaremos todo e impulsivamente correremos hacia la puerta. Probablemente entonces el conductor advierta el hastío existencial en nuestros ojos; probablemente se dé cuenta de que la apatía nos impulsa a agarrarnos ya sólo a lo que arde. Y abrirá. Y nos sentaremos al lado de ella. Y cambiaremos de vida. 

Vivir tiene su rutina gelatinosa y sus autobuses con hermosas desconocidas. Por eso en la existencia la imaginación no tiene que ver sólo con el entretenimiento; más bien la imaginación tiene algo de magia verdadera: la imaginación es una forma de ver y, por lo tanto, de ser.

Oh, casi no me creo que hoy yo haya hecho precisamente eso; que haya corrido como un guepardo y, en el paso de cebra, el conductor se apiadara religiosamente de mi acto ridículo, y me abriera la puerta. Te he mirado con complicidad mientras avanzaba fatigado por el pasillo –aunque tú fingías descreída indiferencia- y me he sentado a tu lado. 

Llevamos ya diez minutos así, juntos y distantes, pues la verdad es que no acabo de atreverme a hablar contigo ya que corro el lacerante riesgo de estropearlo todo. Además me parece sospechoso que lleves encima de tus rodillas un ejemplar de la revista Pronto, y que estés tan maquillada como Toro Sentado en pie de guerra, y que continúes mirando descaradamente por la ventanilla a tipos desconocidos como haciendo caso omiso al hecho de que hoy he venido aquí, y me he sentado junto a ti. 

Supongo que la imaginación intensifica la vida pero no puede cambiar la realidad. Supongo que no me has reconocido con corbata. Supongo que no debería haber subido a este autobús sino que me debiera haber bastado con saber que existe, y que lo conduce un ángel disfrazado de persona corriente, y que al hacer su recorrido pasa junto a mí muy de vez en cuando como la buena suerte, y que en él, sentada sola, siempre hay alguien como tú pero no tú. 

Voy a bajar en la próxima parada ahora que aún no nos hemos conocido, que aún no hemos hablado, y seguiré con mi vida de siempre por si acaso. Pero no renunciaré a mi existencia secreta; a mi imaginación. Y por eso seguiré mirando a las ventanillas de los autobuses hasta toparme otra vez con unos ojos claros, acompasados, con unos ojos hermanos gemelos de los míos. Los dejaré marchar sin olvidarlos y me agarraré entonces a la posibilidad que yo me invente. Pensaré que todo pudo haber sido de otra forma si hubiera echado a correr, y me hubiera atrevido a perseguir a la mujer portadora de aquellos ojos; a la mujer de mi vida paralela. 

El acto heroico y patético de usar el transporte público ahora me parece una epopeya. Y ya no me cabe ninguna duda de que todos alguna vez, mientras paseábamos por la calle, hemos mirado a un autobús detenido esperando a que el disco del semáforo se ponga en verde, y entonces la hemos visto. 

Siempre esta historia ha estado en la imaginación de alguien. 

Por eso, en nombre de todos los soñadores, yo hoy la escribo.

Luis Artigue

www.luisartigue.es

Más artículos del autor:
    Dalí
    La distopía
    Igual
    Tar(jetas)
    Hilo de oro
    Chocar 
    ERE
  Preparar para imprimir  Enviar por correo