Miércoles, 23 abril 2014Actualizado 09:54
León  Nuboso
16
6
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
OPINIÓN POR BEATRIZ SAN MILLÁN PÉREZ
La eficacia del último momento
¿Quién no ha dejado para el último momento un trabajo, un informe o cualquier otro encargo pendiente?
08/06/2010
LA NARANJA MECÁNICA
Aunque siempre nos decimos que la próxima vez empezaremos antes, lo cierto es que a la siguiente nos volvemos a encontrar en las mismas circunstancias.

Nos hemos acostumbrado a funcionar de esta manera y nos cuesta cambiarlo. Pensamos que al final es así como nuestra mente funciona mejor y nos resistimos a creer que si probamos otras alternativas puede que funcionen, incluso, de forma más eficiente.

En el momento que se nos encomienda una tarea, siempre pensamos que tenemos otras cosas más importantes que hacer, que nos sobra tiempo e infinidad de excusas para no ponernos a ello. A medida que avanzan los días las cosas importantes siguen ahí pero no hemos hecho nada por resolverlo y se van acumulando sin enterarnos. Hasta que empieza la cuenta atrás. Entonces es cuando somos conscientes de todo lo que nos queda por hacer y el poco tiempo que tenemos.

Nos ponemos en marcha. Una vez que entramos en la dinámica de las prisas es porque tenemos que terminar obligatoriamente. Necesitamos toda nuestra capacidad de atención y, milagrosamente, ahí la tenemos. No es algo que sólo consigamos cuando estamos estresados pero nos hemos acostumbrado a ejercitarla en estas circunstancias.

Tenemos un foco de atención que regulamos según nos convenga. Si estamos relajados o no tenemos ninguna preocupación el foco de atención se ensancha y deja pasar cualquier clase de información. Por ejemplo, cuando estamos de vacaciones, estamos abiertos a todo tipo de sensaciones, ideas, planes, etc. En cambio, en el trabajo estaremos mucho más atentos a aspectos relacionados con nuestras funciones. Es decir, según las circunstancias, abrimos o cerramos el foco de atención y lo dirigimos hacia aquello que más nos interesa en cada momento.

La atención también tiene una especie de filtro que puede ser más o menos fino. Este filtro funciona y se puede regular siempre. Lo que ocurre, es que cuando vamos contrarreloj no nos quedan más opciones y lo activamos en el modo más selectivo. Sólo nos centramos en lo imprescindible y ajustamos al límite nuestra capacidad de atención y de concentración. Por eso nuestro trabajo parece tan productivo. No permitimos ninguna distracción y parece que sólo nos llegan buenas ideas a la cabeza. 

Existe un riesgo en esta forma de actuar. Puede que el filtro se estreche tanto que apenas dejemos pasar información y no seamos capaces de captar, ni siquiera, lo que necesitamos. También es posible que no nos permita ver opciones o alternativas válidas para el desarrollo de nuestra tarea. Como consecuencia, lo que sucederá es que no seremos capaces de pensar en nada y al final nos quedaremos en blanco.

Por otro lado, está la motivación, el por qué o para qué hacemos algo. En estos casos, suele ser porque no queremos comprobar cuáles serán las consecuencias desagradables de entregar el trabajo tarde. Esto nos hace poner nuestro organismo en un estado de alerta para mantener un ritmo adecuado en el rendimiento. Nos notamos más despiertos, más activos, más capaces de enfrentarnos a lo que nos venga de frente. Inconscientemente, sabemos que si bajamos la guardia, aunque sólo sea un instante, toda la excitación que sentimos se puede ir al traste y nos hundiremos.  Esta activación la conseguimos por dos motivos: el tiempo que se va terminando y la afluencia de ideas que nos llegan sin parar. Al ver que tenemos tantas ideas y tan precisas nos sentimos más motivados y seguimos orientando la atención en esa misma dirección. Nuestra activación también sube por la sensación de urgencia y por la sensación de eficacia que sentimos. Todo esto conforma una especie de espiral que nos ayuda a continuar hasta finalizar la tarea y sentirnos satisfechos con nuestra labor.

Al igual que el problema de la atención está el de la activación. Puede que nos sobreactivemos demasiado y nuestro organismo se paralice. Si esto ocurre, el foco de atención se cegará, como ya dijimos, y nos sentiremos cansados e incapaces de ponernos en marcha. Ante esta situación ya podemos ponernos a pensar excusas para justificar que no hemos acabado nuestra tarea. Pero como estamos en tal estado de bloqueo tampoco se nos ocurrirá ninguna disculpa válida.

La solución pasaría por una buena planificación del trabajo e ir haciendo un poco todos los días para llegar sin prisas a la entrega. Al tocar el tema con frecuencia y sin estrés conseguiremos ir ampliando nuestro campo de visión y las ideas que se nos ocurran puede que sean más acertadas, elaboradas y creativas. Además, así, no nos arriesgaremos a quedarnos en blanco y tener que ir de vacío a rendir cuentas. El esfuerzo merece la pena por la tranquilidad y seguridad que nos aporta.

Más artículos del autor:
    El apego
    El miedo
    Los celos
Compartir noticia:
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
Todas las noticias
 
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v2012 ®