Reportajes
REPORTAJE
La Catedral insólita
La apuesta cultural 'León insólito' permite descubrir una Catedral de León llena de fantasmas, demonios o mujeres diabólicas
leonoticias.com
11/08/2013 (18:27 horas)
Vote 
Resultado 4.6 puntos4.6 puntos4.6 puntos4.6 puntos4.6 puntos (31 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Muchas son las leyendas que plagan el infinito cosmos medieval. Algunas de ellas son muy conocidas, como la del topo, sin embargo otras siguen escondidas entre los muros del propio templo. Tan sólo hay que pararse y escuchar a las piedras que aún nos cuentan, entre susurros, su enigmática historia.

Las catedrales han sido desde siempre lugares misteriosos, llenos de recovecos y enigmas difíciles de descifrar para el ser humano, por lo que han contribuido a crear en el imaginario colectivo toda una serie de relatos legendarios relacionados con ellas.

Aunque también la Catedral fue testigo de las modernidades de la época. Aquí se rodó la primera película grabada en León: “Salida de misa de 12 en la Catedral”, que se proyectaba a principios del siglo XX en los barracones cinematográficos de la plaza de San Marcelo.

Todos los secretos de la Catedral leonesa, y mucho mas, pueden descubrirse ahora gracias a la puesta cultural 'León insólito', que propone turas alternativas a las guías turísticas oficiales y que aúna los iconos monumentales de la ciudad arropados por leyenas, relatos, anécdotas y sucesos que en ellos se esconden.

La Catedral de León es uno de los ejemplos porque de la mano de este 'León insólito' se puede descubrir una historias más allá de sus vidrieras o su propia estructura.

Enla Catedral de León habitan por ejemplo... fantasmas.

Fantasmas

La presencia de fantasmas estaba documentada por el sacerdote onubense Carlos Ros, que citó hasta cuatro espectros que se pasean de noche por la Catedral. El primero corresponde al rey Ordoño y a su lado, codo con codo, el obispo Manrique de Lata, impulsor del templo actual; a continuación el obispo San Alvito, que trajo a León los restos de San Isidoro; y finalmente, el fantasma del propio patrón San Froilán.

Demonios

El edificio sagrado de la catedral también guarda en sus entrañas seres demoniacos que tienen relación con los pecados y los vicios más perversos del ser humano. Uno de los más significativos es el demonio Baphomet, cuyo culto es asociado a los caballeros templarios. Se le representa como un hombre barbado cuyas orejas y mejillas se alargan hasta tomar el aspecto de llamas simbólicas.

Asesinatos

En el frontis del sarcófago de doña Sancha, en la capilla central de la girola, se representa uno de los pocos temas históricos de la catedral, el asesinato de la condesa a manos de su sobrino. La condesa Sancha supo aumentar su prestigio gracias a sus matrimonios, pero la muerte de su única hija y heredera, Elvira, ocasionó que donase todo su patrimonio a la iglesia catedralicia. Esto provocó la ira de uno de sus sobrinos, Nuño Pérez quien urdió un plan para vengarse matando a su tía.

La escena comienza a la derecha donde se puede ver la figura de doña Sancha haciendo la donación del monasterio de Cabreros a la catedral, cuyo edificio es recibido en manos del Virgen y el niño. A la salida del templo dos sicarios matan a la condesa mientras que el sobrino contempla los hechos desde su caballo.

A continuación la escena muestra al sobrino huyendo con la vista hacia atrás. Sin embargo el caballo se espanta y la espuela del sobrino queda enganchada en el estribo, haciendo que el jamelgo lo arrastre hasta su muerte Esta acción se justificó como castigo divino y así se representó en el sepulcro.

Mujeres diabólicas

Las nereidas son aquellos híbridos compuestos por cuerpo de mujer y cada una de las extremidades inferiores con una cola de pez. Hoy en día este término se ha distorsionado con el nombre de sirenas, aunque en origen éstas eran unas mujeres pájaro cuyo cántico llevaba a la locura a los hombres.

Las nereidas eran las diosas de las aguas, guardianas de este elemento básico en los rituales de purificación que fueron sustituidas por la pila bautismal y por la imagen de san Juan Bautista. En la capilla del Nacimiento se aprecia, en las enjutas de la derecha, una sirena que sujeta o reposa sus manos en los extremos de su cola bífida. Se identifica como símbolo de la lujuria, pero también como el demonio corruptor de almas.

Timadores

Más allá de relatar la historia del propio Genaro Blanco, Genarín, que pretendió vender la catedral a un turista americano a cambio de unos chatos de vinos, el lugar, ya sea por su misticismo o por su magia, fue espacio común de timadores.

A comienzos de la década de los 20, una gitana de más de 80, utilizando toda la marrullería de su raza y la experiencia adquirida a lo largo de tantos años de oficio, explicó la existencia de un tesoro, según sabía ella por revelaciones ultraterrenales. Convenciendo a una incauta vecina del barrio de aquello, dio una serie de órdenes para desenterrar dicho tesoro.

Para ello era necesario que se metiese en una bolsa un billete de 100 pesetas para posteriormente enterrarlo en el atrio de la Catedral. Luego hizo arrodillar y besar las losas a la otra, rezó, conjuró y finalmente devolvió la bolsita que se debía coser a las ropas de la timada y no hablar a nadie de aquello. Faltando a las instrucciones recibidas, la pobre incauta abrió la bolsa de inmediato y la curiosidad la perdió. El billete había volado, sustituido por unos cuantos recortes de periódico.

Arquitecto y restauradores

La fragilidad y el mal estado del edificio ocasionaron que en 1844 el Estado proclamase la catedral de León como Monumento Nacional, el primero de territorio español. La Real Academia de Artes de San Fernando encargó la restauración a Juan de Madrazo, quien aportó teorías novedosas que consiguieron salvar la catedral. La gesta de Madrazo pronto devino en tragedia, pues sus tendencias progresistas democráticas y las ideas innovadores con respecto al templo le ocasionaron la enemistad con el cabildo y la acusación de masón anticatólico. El mismo Madrazo se confesó ateo, lo que acabó ocasionando un gran enfrentamiento con la iglesia y la conservadora sociedad leonesa y cuyos disgustos favorecieron su muerte pocos meses después de ser destituido en 1879.

El juego

El juego es otro de los grandes vicios de la época y así aparece en los relieves de la girola a dos hombres jugando a los dados sobre un caldero en llamas, símbolo de que sólo a través del fuego podrán ser purgados sus pecados. Este pecado propiciaría una de las leyendas más conocidas de la catedral, la de la Virgen del Dado, por cuya intercesión divina quedaría salvado de las llamas del infierno el pobre soldado de Flandes que osó agredir al niño Jesús en un ataque de ira tras haber perdido el juego y el juicio.

El amor

Cuenta la leyenda que en una de las plazas cercanas a la Catedral vivían dos familias, más bien enemistadas. La hija de una de aquellas familias, bella muchacha de rubios cabellos, se llamaba Ana, y el hijo de la otra José. Ambos se amaban en secreto, a escondidas de sus respectivos padres. El campanero de la Pulchra, que en alguna ocasión fue correo de sus citas amorosas, les propuso un encuentro en las azoteas del templo, de noche, cuando el reloj diera las doce.

El día fijado el campanero esperaba a la dama, que iba de de blanco para distinguirse en la oscuridad. Cuando fue a buscar a su amado, éste no apareció… No se conoce más de la historia, pues en el viejo y amarillento cuaderno donde estaba escrita, faltaban hojas. No obstante, hay quien dice que a veces, a las doce en punto y en las noches de luna llena, se puede apreciar la silueta de una dama de blanco deslizándose por los altos de la Catedral.
Otros, sin embargo, aseguran verla vestida de negro, paseando bajo los soportales de la plaza de Regla. Se retuerce las manos, se desespera, llora y luego penetra en los muros de la Pulchra al primer canto del gallo en espera del amado que nunca llegó.

Rutas 'León insólito' (tfno: 616 595 135  www.leoninsolito.com)

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 4.6 puntos4.6 puntos4.6 puntos4.6 puntos4.6 puntos (31 votos)