Miércoles, 26 noviembre 2014Actualizado 16:53
León  Poco nuboso
11
2

  
Leonoticias
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
OPINIÓN POR PACO LABARGA
La batalla del Aaiun..tamiento
Anda todo dios soliviantado con lo del Sáhara otrora español y hoy marroquí. Por lo visto, el ejército alauí...
18/11/2010
ORO, INCIENSO Y BIRRA
Anda todo dios soliviantado con lo del Sáhara otrora español y hoy marroquí. Por lo visto, el ejército alauí (alauá, alauimbombá, Marruecos, Marruecos y nadie más) ha empezado a repartir hostias, que más parece un obispo que un cuerpo armado de un país islámico.

Total, que Bardem y los actores del llamado grupo de ‘La Ceja’ ya se sienten engañados por Zapatero (que se pongan a la cola), porque ZP no dice ni mu ante este-atropello (teatro-pello, teatro Bérgidum, teatro Real. Todo es puro teatro, el gran teatro del mundo, el te atropello si no te apartas a un lado).

Lo jodido es que sesudos pensadores y analistas (listas del culo), de la talla de González Pons y de la talla de árboles, dicen que España tiene una responsabilidad histórica para con el Sáhara Occidental. A mí directamente me la rempanfinfla: si hay una responsabilidad histórica que se la pidan a Franco, a Fraga, al cardenal Tarancón o a la puta que parió al sursum corda, pero no a mí, pobre ser indefenso enamorado de Marruecos, que no busca más que un poco de droga y de alcohol para tapar estas y otras vergüenzas.

Me resulta asaz raro que Francia y USA (antes de tirar) callen como putas en el asunto y que tengamos que ser nosotros, una vez más, los que hagamos el ridículo y el pardillo en defensa de unos derechos humanos que donde menos se respetan es precisamente en España: Dice la santísima Trinidad Jiménez que “España siempre ha defendido el derecho a la libre autodeterminación del pueblo saharaui”. ¡Hostia!, ahora resulta que les reconocemos a los moros un derecho fundamental que no estamos dispuestos a reconocerles a los vascos, a los catalanes o a los gallegos. Eso sí que es democracia. Y luego hablamos de Marruecos. También se nos llena la boca con lo de que en Marruecos no hay libertad de prensa. Claro, ¿por qué iba a ser Marruecos una excepción?. La libertad de prensa ni existe ni ha existido nunca, porque hasta donde yo sé la prensa y el resto de los medios y los enteros tienen dueños, ladrilleros generalmente, que se pasan la libertad de prensa por el forro de los cojones y para los que un medio de comunicación es un arma arrojadiza (como un ladrillo). Nos ha ‘chingao’, si yo me compro un periódico será para que en él se diga lo que a mí me beneficia, no lo que quiera un periodista mileurista de mierda, no te jode.

Por cierto, siguiendo con lo del Sáhara, no creo que la República Árabe Saharaui que pretende implantar el Frente Polisario sea mucho más democrática que el régimen marroquí. Lo cierto es que descreo de las democracias islámicas ( y también de las católicas), porque siempre acaban radicalizándose, dado que los imanes (los curas de Alá), saben manipular y administrar muy bien el alto grado de analfabetismo que azota a los países que han abrazado la fe del Profeta y de ahí a convencer a los jóvenes para que se pongan un cinturón bomba y convertirse en mártires media un paso.
Aquí en España pasaba algo parecido hace unos siglos, pero en época de la cruzada de Franco, como lo del cinturón bomba no colaba mucho, pues los imanes católicos ordenaron directamente matar a los disidentes, mientras que a los acólitos quisieron imponerles el cinturón de castidad, que en sí mismo es también una bomba de relojería. Total, que del asco que nuestros antepasados y presentes le cogieron tanto al cinturón de castidad como a los curas ahora nosotros bebemos y jodemos por la gracia de dios más que el propio gallo de la pasión, para desesperación de Benedicto y de don Rouco (en inglés ‘Benedictine on the Roucks’).

Más que lo del Aaiun me preocupa la otra batalla, la del Aaiun-tamiento, pues en mayo hay elecciones y, como el ejército marroquí en el Sáhara, ya han empezado a repartirse hostias para repartirse los puestos en las candidaturas, porque la mera posibilidad de formar parte de una lista, y hasta de una tonta, hace que al edil potencial se le encoja el culo y se le estire el cuello, confiriéndole un porte mitad soberbio, mitad digno, que causa la envidia del vecindario (¡gran equipo de fútbol canario!). La perspectiva de cambiar primero de coche, luego de piso y después de follar fuera del matrimonio y pasar de la santa esposa o novia de siempre es de lo más rejuvenecedora (es muy lábil la línea entre la erótica del poder y la erótica del joder).

Lo malo es que ahora ser concejal de urbanismo ya casi no mola, porque no hay trinque a la vista por la cosa de la burbuja inmobiliaria. Lo suyo es que te metan en el consejo de Caja España-Caja Duero, el nuevo engendro bancario engendrado para que los políticos sigan robando al personal aunque se note mucho: repárese en que son los mismos perros con los mismos collares, los mismos que hundieron la anterior caja los que ahora aseguran tener una gran idea para salvarla. ¡Catástrofe a la vista!

Ya lo dijo el nuevo Corbacho, de nombre Valeriano (Celestino y Valeriano, menudo dúo cómico): aquí todo dios tiene que hacer sacrificios, los funcionarios, los trabajadores, los parados y los pensionistas. Lo que se calló el muy puta es que los sacrificios que hacemos son para darle más dinero a los bancos. Véase lo de Irlanda. A la Unión Europea se le ha metido en los cojones que hay que darle más dinero a los bancos de Irlanda, pese a que éstos ni siquiera lo quieren. Reconozcámoslo, no hay dinero ni sacrificio suficientes para mantener el nivel de ingresos de tantos banqueros. Y mientras tanto nuestros pensionistas pudriéndose en pensiones de mala muerte. Desegañémonos, las elecciones sólo sirven para una cosa, para elegir a los que te van a engañar, robar y exprimir durante los próximos años. Además, sin quejarte, porque los has elegido tú; así que, cuando estés hasta los cojones de ellos, piensa que en Marruecos están peor, porque no hay libertad de prensa y encima tienen imanes (pegados en la puerta del frigorífico).

Aún hay más: otro ministro, Sebastián, va y les dice a los mineros que no se preocupen por el futuro ... no lo tienen. Y en éstas, Victorino, como un Antonio Molina resucitado, les canta aquello de “ERE, por tu forma de ser conmino, lo que más quiero...” y así siempre. Cada vez estoy más de acuerdo con Rajoy, ‘El Esforzao’ citando a Romanones (tócame los cojones): “¡Vaya tropa!”

Compartir noticia:
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
Todas las noticias
 
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v2015 ®