Miércoles, 23 abril 2014Actualizado 13:51
León  Muy nuboso
16
6
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
OPINIÓN POR BEATRIZ SAN MILLÁN PÉREZ
Igualdad desigual
Hace 103 años ciento cuarenta y seis mujeres...
08/03/2011
LA NARANJA MECÁNICA
...que trabajaban en una fábrica textil en Nueva York murieron quemadas mientras exigían igualdad en su salario y en su jornada laboral. Ha pasado más de un siglo y aún, hoy día, seguimos dando vueltas sobre el mismo tema.

Parece que ahora comienza a verse la revolución de la mujer con su incorporación al trabajo, con las dificultades para conciliar la vida laboral y la familiar y con el descenso de la demografía. Pero, en realidad, las mujeres han estado ahí siempre y han luchado para demostrar lo que valen y ganarse el respeto que les corresponde. A lo largo de la historia siempre han trabajado en diversas ocupaciones. Tanto en las clasificadas típicamente como femeninas como en las “destinadas a los hombres por requerir unas capacidades intelectuales superiores”. Durante mucho tiempo, se ha considerado que la valía y la productividad eran diferentes en ambos sexos. Por eso, los salarios eran distintos y los puestos de trabajo a los que optaban y los sectores a los que se dedicaban tampoco eran los mismos.

Aquí es donde aún persisten muchas de esas creencias que subsisten en el pensamiento popular, incluso en el de las propias mujeres. Muchos hombres no ven con buenos ojos que su superior sea una mujer porque creen que todo se va a quedar patas arriba. Y muchas mujeres no se atreven a luchar por cargos superiores por miedo a que las califiquen de “trepas” y sucumben ante las críticas y los obstáculos. Para combatirlo, una de las soluciones propuestas son las medidas de igualdad. Estas medidas, muchas veces, se implantan de cualquier manera, buscando la paridad a toda costa y cayendo en la discriminación positiva.

Discriminar es beneficiar a unos perjudicando a otros y, cuando eso ocurre, deja de ser igualdad. Conseguir la igualdad pasa por cambiar la base del pensamiento de nuestra sociedad y eso se hace, principalmente, mediante la educación. El problema es que la educación no da frutos a corto plazo y los resultados deben ser visibles dentro de cada legislatura para poder atribuirse los méritos. Sin embargo, forzando medidas de discriminación positiva los resultados son mucho más visibles pero, en realidad, son sólo un parche que puede traer consecuencias.

Consecuencias muy buenas para los bolsillos de quienes se benefician de subvenciones pero que no cambian su mentalidad ni un ápice. Consecuencias para la calidad del trabajo a desempeñar. Colocar a alguien que realmente no reúne las características necesarias para un determinado puesto puede hacer que esa persona se convierta en un parásito. Al igual que ocurre con los “enchufados”, es posible que se esfuerce por estar a la altura de las exigencias y por mejorar. O puede que se apoltrone en su puesto y sólo se preocupe por beneficiarse de la situación, lo que causará un estancamiento.

También, conlleva consecuencias para la propia persona que es elegida por discriminación positiva. Es posible que una mujer realmente tenga las características adecuadas pero si cree que ha sido elegida para cumplir con una medida no se sentirá bien. Su autoestima y su motivación se verán afectadas. Creer que no merece lo que tiene puede provocar el mismo efecto que impedirle optar a ese mismo puesto por su sexo o por cualquier otra razón absurda como el estado civil, la orientación sexual o la ideología política. Y, por último, el entorno en que habrá de trabajar esa persona no será el más propicio pues se puede encontrar con un entorno hostil y sin apoyos. El hecho de que los demás candidatos se queden fuera por la razón de no ser mujer pone a los hombres en la misma situación en la que se encontraban antes las propias mujeres.

Para hablar de igualdad deberíamos plantearnos qué es lo que significa realmente este término. La igualdad no debe causar desigualdades sino dar las mismas oportunidades. Eso implica eliminar obstáculos en lugar de colocar parches. Obstáculos como son el descartar a candidatas por estar en edad de ser madres o despedir a mujeres, por estar embarazadas. Al igual que son obstáculos el no adoptar medidas para facilitar la conciliación de la vida laboral con la familiar. No sólo me refiero a las mujeres sino, también, a los hombres y su nimio permiso de paternidad.

Lo único que puede beneficiarnos a todos, en el presente y en el futuro, es saber apreciar la diferencia y las cualidades de cada persona. Esto es lo que nos hará evolucionar.
 

Más artículos del autor:
    El apego
    El miedo
    Los celos
Compartir noticia:
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
Todas las noticias
 
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v2012 ®