N
N
'Guirrios y toros' en Velilla de la Reina
La celebración, reconocida como Fiesta de Interés Turístico Provincial, constituye todo un ritual de exaltación a la naturaleza y la fertilidad femenina
Ical
06/03/2011 (20:16 horas)
Vote 
Resultado 4.2 puntos4.2 puntos4.2 puntos4.2 puntos4.2 puntos (24 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
El Antruejo de Velilla de la Reina, reconocido como Fiesta de Interés Turístico Provincial, ha sabido mantener a lo largo de los años un toque tradicional que, durante unos días, consigue trasladar a los habitantes de este pequeño pueblo leonés y a sus visitantes cientos de años atrás.

Los Guirrios y los toros son los protagonistas de una fiesta que supone una auténtica exaltación de la naturaleza y de la fertilidad femenina. Esta celebración se constituye en todo un ritual, donde los trajes tradicionales, los personajes del pasado, la música y la danza se mezclan dando al Antruejo de Velilla un carácter único.

Los actos de hoy domingo, día principal de la fiesta, arrancaron pasadas las 17.00 horas con el denominado Antruejo en la calle, que comenzó con el desfile de los ‘Madamitos’ y la tradicional ‘cencerrada’ por el pueblo, acompañada en todo momento por los dulzaineros ‘Los Riberanos’ y el grupo de bailadoras y pandereteras de Velilla.

La plaza de la Veiga fue el punto de encuentro de los Antruejos, que dieron paso a otros actos como el baile de jotas y danzas populares con dulzaineros, la exhibición de toros y Guirrios o el Rito del Arado.

Un guirrio y un acompañante, durante el recorrido. (Foto: Peio García)

Preparativos previos al inicio del recorrido. (Foto: Peio García)

Otro de los actos ya tradicionales en esta fiesta fue la lectura del Testamento del Burro, seguida por un baile al son de la pandereta a cargo del grupo de Bailadoras y Pandereteras de Velilla.

Todos los asistentes al Antruejo de Velilla pudieron participar además del espectáculo que supone la subasta de la Vara de Torrajas y disfrutar de personajes tan populares como es el caso del Toro de Fuego.

Los bailes y los disfraces estuvieron presentes durante toda la tarde, sin olvidar ni restar protagonismo al aspecto gastronómico de la celebración. Una degustación de las típicas orejas, flores y frisuelos de Antruejo y una merienda popular con escabeche y vino pusieron el broche final a esta fiesta.

Uno de los guirrios, durante el recorrido. (Foto: Peio García)

Una de las figuras de esta tradicional cita. (Foto: Peio García)

Dos guirrios, a la espera de su entrada en escena. (Foto: Peio García)

Los 'toros' esperan pacientes la llegada de sus 'dueños'. (Foto: Peio García)

Hasta el más mínimo detalle se cuida en los instantes previos al recorrido. (Foto: Peio García)

Naturaleza y fertilidad tienen su representación en esta fiesta. (Foto: Peio García)

Uno de los toros, durante el recorrido. (Foto: Peio García)
 

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 4.2 puntos4.2 puntos4.2 puntos4.2 puntos4.2 puntos (24 votos)