Opinión
OPINIÓN POR BEATRIZ SAN MILLÁN PÉREZ
Expresar emociones y sentimientos
Una de las cosas que más nos cuesta hacer es expresar nuestro propio estado emocional. Nos quejamos de que las personas con las que nos relacionamos no nos cuentan lo que les pasa y, más aún, si es algo que nos incumbe...
29/05/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NARANJA MECÁNICA
...Nos frustra y nos disgusta porque sentimos que no confían en nosotros. Pero… ¿acaso eso mismo de lo que nos quejamos de los demás somos nosotros mismos capaces de hacerlo?

Y es que realmente es difícil poder expresar lo que nos ocurre por dentro. Consideramos que nuestras emociones son algo frágil que se debe cuidar y por eso no nos gusta exponerlas de cualquier manera y, mucho menos, delante de cualquier persona. Sentimos que si las dejamos marchar ya no volverán a nosotros y perderemos una parte muy importante de nuestro ser. En resumen, tenemos miedo de entregar nuestras emociones a alguien que pueda pisotearlas y quedarnos indefensos en el futuro.

Otras veces, nos da vergüenza reconocer lo que sentimos porque creemos que nos tildarán de blandengues, especialmente en el caso de los hombres. Parece que lo normal es que las mujeres sean más expresivas porque son más “melodramáticas” pero un hombre no puede ser así si no quiere que le consideren un afeminado. De esta manera establecemos una barrera de género en la expresión de emociones; para unas está consentido o, incluso, bien visto, y para otros se convierte en un riesgo de castigo social. Todo esto no hace más que poner freno a lo que supone una conducta más que saludable.

Lo primero es que nos ayuda a reconocer lo que sentimos. Si se lo contamos a alguien, antes tenemos que pensar sobre ello y esas sensaciones difusas comienzan a tomar forma concreta y a tener nombre, con lo que son mucho más fáciles de afrontar.

Una vez que se lo contamos a alguien esa emoción dejará de pesar en nuestra mente. Cuando no dejamos salir nuestras emociones éstas se van agolpando dentro de nosotros y lo invaden todo. Si son negativas hará que el malestar nos invada por completo y se retroalimenten a sí mismas puesto que al no poder salir se convertirán en una especie de bola de nieve. No sólo no permitimos que la ansiedad que nos produce se rebaje sino todo lo contrario y esto es lo que mostraremos a los demás. Nuestro estado emocional se reflejará en nuestro comportamiento y si nos sentimos mal esto acabará por repercutir en nuestras relaciones interpersonales, distanciándonos o creando hostilidad. 

Si lo que no expresamos son las emociones positivas puede que no pase nada porque nuestro comportamiento no repercutirá de forma negativa en los otros. Sin embargo, cuando esas emociones nos las provocan otros, ¿no somos un poco egoístas quedándonos con lo bueno que nos dan? Sería algo así como tener una huerta en tiempo de sequía y cubrirla cuando por fin llueve. Si hacemos partícipes a los otros de nuestros sentimientos positivos éstos se sentirán más unidos a nosotros y se fortalecerá la relación que hemos creado ya sea de familia, amistad, pareja, o incluso, de trabajo.

Al igual que cuando nos felicitan por algo bien hecho y nos gusta a los demás también les ocurre lo mismo y tratarán de comportarse de una forma similar posteriormente.

Por otro lado, si expresamos el malestar que nos produce la relación con los demás daremos la oportunidad del cambio. Si no somos capaces de transmitirlo a quien consideramos el foco de malestar seguirá haciendo lo mismo porque no sabrá que hay algo que nos puede estar molestando.

Independientemente de que lo que sintamos lo consideremos algo nuestro exclusivamente primero debemos recapacitar si realmente tiene algo que ver con otras personas. Y después de eso y de reconocer cómo nos sentimos podemos tomar la decisión de contárselo a alguien. Para lo que consideramos algo demasiado íntimo debemos encontrar a alguien en quien verdaderamente confiemos, alguien que nos de la seguridad de que va a “tratar bien” nuestras emociones.

Una vez que ya tenemos estos pasos ya podemos expresarnos. Si no nos atrevemos a hablarlo con nadie, otra buena opción es escribirlo en un cuaderno o un diario. Podemos anotar acontecimientos, reflexiones, sentimientos, recuerdos, etc. que consideremos importantes o que hacen cambiar nuestro estado emocional, el efecto será muy parecido. 

De esta forma abriremos la puerta a aquello que nos duele para dejarlo marchar pero, también, abriremos la puerta para que entren y se multipliquen las emociones y las personas que nos aportan un estado positivo.

Beatriz San Millán Pérez

psicobsm.com/ 

Más artículos del autor:
    El apego
    El miedo
    Los celos
  Preparar para imprimir  Enviar por correo