Opinión
OPINIÓN POR LUIS ARTIGUE
Estimado político
"Los políticos entre ellos teatralizan la discrepancia pero odian que el resto de los mortales les llevemos la contraria"...
05/06/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NOTICIA ILUMINADA DEL DIA
...escribió Saul Bellow, y no dejo de recordar ahora esa frase mientras me recriminas que yo ayer haya dicho en una entrevista que “políticos y banqueros son las putas de nuestro tiempo” –me refería, por cierto, a los políticos y banqueros que han vendido su alma al diablo, como creo que entenderías al leer en el periódico algo más que los titulares-cebo-.

¡Cuánto necesitamos que se marche la superficial política de los titulares y vuelva la de las personas!…

Por cierto, ¿cuál es exactamente el motivo de que te irrite esa declaración?

¿No has reparado en que más que mi opinión se trata de un eco?

¿No te has dado cuenta que en la calle hay un clamor de gente preguntándose si nuestro problema son los políticos o sólo estos políticos?

¿No ves que el pueblo sufre mientras los políticos votan a favor de sus prebendas, su viajar en primera clase y sus gin-tonics subvencionados?

Nunca como ahora había quedado tan al descubierto que, como en la India, aquí la clase política es una casta superior que bendice los privilegios.

“La ideología ha sido sustituida por el interés”, por decirlo con palabras de Antonio Gamoneda.

Sí, la politización de las cajas de ahorros, en las cuales las pensiones de los directivos quedan intactas pero los sudados dineros de los preferentistas sufren quitas, es una realidad y hasta una metáfora de lo que está pasando.

Sin embargo yo te conocí entonces –ponderación, don de la escucha, hombros cargados, más inclinado a la timidez que a la autoafirmación, pasión por la matemática épica del ajedrez- cuando empezabas en política:  me siento por eso en la obligación de tener contigo una alta exigencia constante (“si me decepcionas tú la decepción es más honda porque importa” escribió Wallace Stevens en un poema como si viniera a cuento).

Oh, te confieso que –ahora que la crisis y la impunidad de los que nos han llevado a la crisis llenan de una impotencia más desgarrada y casi tierna las calles- cada vez tengo más claro que, para una regeneración democrática de este país, necesitamos listas abiertas pues son los partidos y la partitocracia los que han hecho de la política lo contrario de “Club la Sorbona”: un burdel sin encanto.

Hace falta que, ahora más que nunca, nuestros mejores políticos recuperen esa finura ideológica casi ingenua y desprendida que un día les llevó a entusiasmarse por la praxis de lo público.

Nuestros mandatarios, hoy más que nunca, necesitan dar la mejor medida de sí mismos en su quehacer porque nos va la vida en ello.

Tómate pues ese acerado y prostibulario titular como una necesaria llamada de atención que te ponga en guardia, y te despierte, y te exija en estos tiempos en los que hace falta lo mejor de ti…

Lo dijo Pablo Iglesias: “exigir a los políticos siempre es mejor que conformarse con ellos, e infinitamente mejor que resignarse a ellos”.

Va un saludo.


Luis Artigue
www.luisartigue.es

Más artículos del autor:
    Dalí
    La distopía
    Igual
    Tar(jetas)
    Hilo de oro
    Chocar 
    ERE
  Preparar para imprimir  Enviar por correo