Jueves, 23 octubre 2014Actualizado 01:00
León  Poco nuboso
23
7

  
Leonoticias
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
OPINIÓN POR JUAN GARCÍA CAMPAL
Escrito con dolor. Pero a ETA no le rindo ni mi silencio
España está de luto, estamos heridos, de nuevo nos han asesinado un conciudadano, de nuevo nos han matado un poco a todos. Los partidos todos han suspendido la campaña electoral...
07/03/2008
DEL CUADERNO CASI DIARIO
...En mi opinión un error. Contra fascismo, y ETA es fascista, no cabe más ni mejor respuesta que más democracia, y la campaña electoral, por más pesada que nos resulte, es una parte esencial de la democracia. Más que nunca debieran hoy de celebrarse actos electorales, más que nunca hoy debiéramos de acudir a los del partido que cada cual sienta más cerca de sus ideas e intereses, más que nunca hoy habría que ejercer los derechos y libertades que garantiza la democracia. Y todo ello lo digo sin considerar que Isaías Carrasco dedicó parte de su vida, de su tiempo, de su esfuerzo a la política, a la democracia, a la defensa de nuestros derechos y libertades en un medio nada fácil, hostil, violento. Debiera ser hoy cada acto electoral, ejercer cualquier derecho, un homenaje a él, a Isaías, y todas las víctimas del terrorismo.

Por eso no me siento obligado por el silencio acordado. Y por eso seguiré haciendo lo que tenía pensado hacer antes del vil asesinato. Participo y participaré en actos de manifestación y repulsa contra el terrorismo que en gran medida siento inútiles, ETA es ciega y sorda, y a la vez necesarios, pero no dejaré de hacer lo que creo que debo de hacer: seguir con mi vida de ciudadano libre.

Por eso escribo este artículo que tenía pensado antes del asesinato de Isaías. Lo hago con dolor. Pero no cedo ni un ápice en mi derecho a opinar, a seguir opinando libremente.

Me sorprendió esta mañana la lectura que del artículo de Julio Cayón publicado en este mismo periódico me dio un buen amigo mediada la mañana. Me sorprendieron algunas cosas, otras no. No obstante, aplacé a la tarde su reposada relectura. No merece menos la pluma de un opinante independiente durante años devenido a candidato popular y concejal electo por el mismo partido.

Dice don Julio que “no vale quedarse en casa… que no sería explicable que alguien tomara una decisión tan cómoda como insolidaria y dejase al azar el futuro de todo un país”. ¿Querrá esto decir, me pregunto, que los que cívicamente acudan a votar y el resultado que haya, pueden en algún caso ser tenidos por azar? Lo dudo.

Dice también don Julio que “No es de recibo, en fin, ser pusilánime o, incluso, descreído en un momento tan delicado como el que se avecina. Quien no acuda a la mesa electoral, el domingo, estará deslegitimado ante sí mismo -y ante la sociedad por extensión- los próximos cuatro años para  mostrar su desacuerdo si la rueda, después del recuento, gira en el sentido opuesto al que le gustaría. Depositar el voto es un acto de libertad que debe ejercerse con todas las consecuencias”. ¿Qué momento delicado se avecina?”. Pensé que ya estábamos en él, al menos eso repiten ustedes hasta la saciedad y no siempre limpiamente desde el año 2004 (más o menos desde el 12 de mayo, fecha de la famosa primera pregunta de su líder Rajoy, ¿la recuerda?). Claro que depositar el voto es un acto de libertad. Tan supremo como no hacerlo. Claro que llamo a las urnas, a la participación yo también, aún falta el día en que me abstenga. Pero hombre, Julio, ningún ciudadano está ni queda deslegitimado para nada vote lo que vote o no vote. ¡Qué cosas dices! La democracia es tan grande que, nos guste o no, incluso permite no participar en ella. A ver si te enteras.

Dice Julio que “Desde el PSOE, a raíz de esto, se viene denunciado de forma interesada y con tintes tenebrosos que el Partido Popular aboga por la abstención. Como toda falsedad que se precie –y esta lo es de principio a fin-, lleva implícita, de forma torticera, el descrédito rebuscado y fácil del adversario”. Hombre Julio, ¿es que esto lo soñé?: “Pero la crónica del Financial, uno de los diarios más prestigiosos del mundo, abunda en entrecomillados que no admiten equívoco: “Sabemos -dice Elorriaga (Secretario de Comunicación del PP)- que [los electores socialistas] nunca nos votarán. Pero si podemos sembrar suficientes dudas sobre la economía, la inmigración y las cuestiones nacionalistas, entonces quizá se queden en casa”. No se entera usted de nada. Pero por ayudarle le dejo aquí el enlace donde también se puede leer que “toda nuestra  estrategia (suya, del PP) está centrada en desalentar a los votantes socialistas”.

Muchas más cosas dice don Julio, invadido por la propia amnésia de toda una legislatura, sobre las presuntas mentiras del PSOE. No las voy a repetir, que se las conteste el PSOE, si quiere, pero que se asegure antes de que escucha que lo dudo. Son parte del raka-raka-raka de un ardoroso y meritorio militante. Llega a tal su ardor, que hasta le regatea las credenciales de Socialista y Obrero al PSOE. Hombre, don Julio, un poco de contención. Y además, cómo se te ha escapado la oportunidad de privarle del carácter y esencia de Español. Con lo bonito y meritorio que te hubiese quedado en conjunción con vuestra “España se rompe”.

Te ha quedado meritorio el artículo. Para el gusto de tu partido, supongo. Excesivamente trágico para el común, en mi opinión. Mira Julio, los incumplimientos, de haberlos, que los hay, como vosotros los tuvisteis, no querrás que te los recuerde ¿verdad?, defraudan -a veces por impaciencia- la confianza, no atentan a la inteligencia de nadie. A la inteligencia de los ciudadanos de aquí y de acullá atentan las mentiras y descalificaciones vertidas desde, por poner una fecha, el 12 de marzo de 2004, para qué ir más allá. Los leoneses, como los españoles en general, como cualquiera que tenga memoria sabemos hilar muy fino, tranquilamente, con sosiego. Julio, que ya pasó el tiempo de las arengas y de los salvadores de la patria. Sabes que los que más y los que menos sabemos leer y escribir y las cuatro reglas para nuestro apaño. Sosiégate, no te empecines en negar la realidad. ¡Ah! y no se te olvide ir a votar el domingo. Pero hazlo a favor de alguien, no en contra de nadie, queda más bonito. Yo, ya sabes, iré con cabeza y corazón a hacerlo con todas mis fuerzas favor de bien sabes quien, acudiré a las urnas con la esperanza de una victoria socialista. Será además mi cívico y democrático homenaje a Isaías Carrasco, mi personal apuesta, la que sería la suya, por el fin de ETA.

Más artículos del autor:
    Bocas
Compartir noticia:
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
Todas las noticias
 
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v2015 ®