Castilla y León
CASTILLA Y LEÓN
Enamorados... del Camino
La Asociación de Amigos del Camino de Santiago-Vía de la Plata celebra su undécimo aniversario recorriendo una etapa de la ruta jacobea
Javier Calvo
14/02/2010 (10:42 horas)
Vote 
Resultado 3.4 puntos3.4 puntos3.4 puntos3.4 puntos3.4 puntos (8 votos)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Como aficionados al senderismo saben que el tiempo es imprevisible y juega malas pasadas. Pero días de termómetros bajo cero y ráfagas de viento que apuñalan la piel son más llevaderos porque este año el 25 de julio cae en domingo. El hecho no sería relevante si los 80 valientes que hoy se lanzaron a la carretera no formaran parte de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago-Vía de la Plata que, además, está de aniversario.

El día de los enamorados de 1999, 20 parroquianos de la Iglesia salmantina de San Pablo aficionados a las largas caminatas entre los que se encontraba quien años después se convirtió en concejal de Patrimonio, Francisco Morales, decidieron dar el paso más importante y poner en marcha un grupo que, año tras año, ha seguido incorporando adeptos hasta llegar a los 160.

Una gran familia unida por el placer de andar y disfrutar del entorno en la que tienen cabida miembros desde los 13 a los 80 años, lo que entraña una dificultad añadida a su pasión dado que, como es lógico, los ritmos son diferentes.

Al frente de todos ellos, Carmelo González, un hombre de voz pausada y determinación de hierro que cumple seis años como presidente. Su elección coincidió, en 2004, con el que para él fue el primer camino de Santiago finalizado. Contando la emoción que sintió al llegar al Obradoiro y abrazar al patrón de los gallegos aún se le humedecen los ojos, una sensación que reviven muchos de sus compañeros de fatigas.

Con ese recuerdo en la mente, hoy, abrigados hasta las cejas, caminaron toda la mañana para recorrer los 20 kilómetros que separan la localidad de Morille de Salamanca capital donde les esperaba una misa en la Iglesia Vieja del Arrabal y una pequeña celebración en el albergue de peregrinos de la ciudad del Tormes que habitualmente se encargan de cuidar. Culminan así un mes en el que han sido capaces de cumplir cuatro etapas. Su aventura comenzó en Puerto de Béjar, donde se inicia la provincia de Salamanca en su discurrir por la Vía de la Plata.

El ímpetu y las ganas de devorar kilómetros son muy propias de los años santos; también la responsabilidad. Carmelo reconoce estar preocupado porque todo salga bien dado que el grupo tiende a crecer en fechas señaladas como la de este 2010. También la exigencia de las administraciones va a más y, sobre todo, la masificación. Con ella habrán de lidiar en el reto que se han marcado para este Jacobeo. Quieren alcanzar Santiago peregrinando a través del Camino francés, una gesta jamás emprendida desde el nacimiento de la asociación y a la que están dedicando cada minuto de su tiempo libre.

La Asociación Amigos del Camino de Santiago-Vía de la Plata celebrá su décimo aniversario.

Precavidos, prevén ganar la Compostela durante la primera semana de agosto y evitar así la ‘feria procesional’ que rodeará al emblemático 25 de julio, el día central de la festividad.

Contravendrán para ello una de sus normas habituales. Un año normal prefieren no caminar en julio y agosto. El calor aprieta y algunos cuerpos podrían sufrir más de la cuenta. El esfuerzo de esta ocasión bien merece una dosis de sufrimiento compensado ante el Pórtico de la Gloria.

Durante once años, los miembros de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago-Vía de la Plata también han tenido tiempo de transitar otros recorridos como el Camino portugués. Sin embargo, la ruta que da nombre al colectivo, completada dos veces completamente en la última década, es para su presidente la favorita por razones difíciles de explicar. A pesar de la evidente riqueza natural de la vertiente francesa, Carmelo Gonzáles esta convencido de que el camino que atraviesa España de Norte a Sur, “permite disfrutar más de la naturaleza y del paisaje”. Quizá la tranquilidad del recorrido también influye. “A partir de Montamarta, en Zamora, hacia arriba es una maravilla”, subraya.

Los miembros de la agrupación colaboran, junto con la Sociedad de Turismo de Salamanca, con el Centro Penitenciario de Topas, para acompañar a grupos de internos en diferentes actividades, como el recorrido y señalización del camino jacobeo o las visitas turísticas guiadas a la ciudad de Salamanca. Una vertiente más de un placer, el de caminar, para el que el único límite es la pereza. La música de las chirimías ya resuena en el horizonte.

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 3.4 puntos3.4 puntos3.4 puntos3.4 puntos3.4 puntos (8 votos)