Opinión
OPINIÓN POR BEATRIZ SAN MILLÁN PÉREZ
 Doctrina Goebbels, indefensión aprendida y manipulación
La manipulación es un fenómeno muy extendido que se lleva ejerciendo a lo largo de toda la historia de la humanidad. La manipulación es, según la Real Academia Española, la acción y el efecto de manipular lo que define como “Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares.”
06/11/2014
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NARANJA MECÁNICA
En ese “etc.” se pueden añadir muchos campos y tendremos por ejemplo, la manipulación psicológica, en la pareja, en la familia, en las masas, en la escuela… y un largo sinfín.

Cuando se emplea la manipulación, evidentemente, no se piensa en el otro sino sólo en el propio beneficio. Sin embargo, el triunfo de la manipulación no sólo conlleva algo positivo para quien lo ejerce. El que sufre esa manipulación pierde. Pierde muchas cosas como derechos, propiedades, valores, etc. Además, dependiendo del tipo de manipulación que se lleve a cabo el efecto que se produce en quien lo recibe también conlleva otras consecuencias. Así, como víctimas de la manipulación uno se puede sentir atemorizado (o aterrorizado), sin control sobre el entorno y/o sobre la propia persona, sin confianza en el sistema de valores que se le supone a la humanidad, con baja autoestima, estúpido en ocasiones o, incluso, egoísta por no querer ceder a los caprichos del manipulador.

Entre los efectos negativos se encuentra la indefensión aprendida fenómeno definido por Martin Seligman y colaboradores. Este efecto aparece cuando vivimos en un ambiente sobre el que no tenemos ningún tipo de control y sufrimos consecuencias negativas o positivas de manera aleatoria. Ante estas circunstancias, se pierde la posibilidad de que una persona pueda tomar decisiones ya que, haga lo que haga, no podrá modificar las consecuencias que, por lo general, suelen ser negativas. Lo que se consigue con las personas que sufren indefensión aprendida es que no tomen decisiones, que no se movilicen y que no luchen o se esfuercen por cambiar el rumbo de los acontecimientos ya que la expectativa que asumen siempre va a ser una pérdida o un castigo.

El efecto de la indefensión aprendida aparece, por ejemplo, en situaciones de educación y disciplina ambigua, en organizaciones y empresas con escaso nivel de promoción y movilidad, en situaciones de maltrato, en regímenes autoritarios y dictaduras, en situaciones de crisis gestionadas de manera opaca…

Una vez que se instaura la indefensión aprendida la persona queda totalmente anulada y, si antes ya se la había logrado manipular, a partir de ese momento es todavía mucho más fácil conseguir cualquier propósito.

Pero, ¿qué tiene que ver la indefensión aprendida con la doctrina Goebbels? La manipulación. La doctrina Goebbels se basa en las tácticas propagandísticas del ministro de propaganda del régimen Nazionalsocialista Paul Joseph Goebbels. Popularmente, se resume esta doctrina como el proceso de repetir las mentiras tantas veces como sea necesario hasta que se conviertan en verdades.

Existen varias estrategias dentro de lo que se considera la doctrina de Goebbels pero todas implican la manipulación. Entre ellas, el hecho de utilizar las propias malas noticias o la mala prensa dirigiéndola contra otros para distraer y, de paso, arruinar la reputación del contrario. Esto también lo conocemos en las discusiones cotidianas como el “y tú más”.

El problema viene cuando ese tipo de estrategias se emplean a gran escala con la sociedad, como es el caso, sin ir más lejos, de nuestro país. Está claro que los principios de Goebbels se diseñaron para manipular las masas y mantener el control absoluto sobre la población y, por eso mismo, es un problema.

Ese “y tú más” se basa en evitar los problemas y negarlos hasta que el desastre rebosa por todos los lados y es imposible de tapar. Entonces, la única salida que parece haber es la de buscar un chivo expiatorio que se lleve las culpas y que reciba todos los castigos. Este es el caso de los inmigrantes ante el paro, los parados ante la economía sumergida, la incorporación de la mujer al mundo laboral ante el paro y las dificultades de la conciliación familiar, la fama de vagos de los españoles ante la protesta por unas condiciones salariales y laborales irrisorias, la aparición de otras fuerzas políticas ante el fracaso de la democracia en la clase política actual, etc.

Mientras la vida y la historia transcurren, la población sumida en una profunda indefensión aprendida se lamenta, toma partido en sus opiniones pero se queda a la espera de lo que ocurrirá porque, a veces, lo malo conocido es mejor confirmando así que son víctimas de la doctrina de Goebbels y de la manipulación que les ha causado esa indefensión aprendida.

Beatriz San Millán Pérez

@PsicoBSM 

http://psicobsm.com/ 

https://www.facebook.com/Psicobsm

 

Más artículos del autor:
    El apego
    El miedo
    Los celos
  Preparar para imprimir  Enviar por correo