Opinión
OPINIÓN POR LUIS ARTIGUE
 Discurso del Rey de Copas en Nochebuena Marimorena (resumen)
Españoles: no pienso abdicar. De hecho colecciono rubias y empecé a beber en serio a los catorce pero nada me coloca más que esto y, si Franco se murió con las botas del poder puestas, ¿por qué no yo?
25/12/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NOTICIA ILUMINADA DEL DIA
Pero bueno, a lo que estamos, que ya es Nochebuena así que saca la bota María que salgo por la tele leyendo sin gafas, lo cual viene a ser algo así como arrancarme a cantar en público lo de muevo la pierna, muevo el pie, muevo la tibia y el peroné, muevo la cadera, muevo el esternón, muevo la cintura siempre que tengo ocasión. Así lluevan o no chuzos de crisis de punta yo lo primero que quiero decir es que esto de ser Rey es fácil, consiste en dejarse llevar como un elefante en una pista de hielo, y por eso no pienso abdicar…

En segundo lugar vengo a hablaros de la Transición, que fue la visita a la gran tienda de ortopedia que España hizo en el 78, y de la cual salimos como nuevos y aún nos dura, coño, y lo digo yo que vive Dios que algo sé de ortopedia. No hay prótesis mejor que una Constitución, y yo no he visto ninguna mejor que la del 78, así que a ver si nos ponemos a observar un poco el terreno que pisamos porque es un campo de minas. 

De hecho España es un coche familiar en el que vamos todos, y siempre papá y mamá se ponen a discutir sobre algo, y uno dice que los caracoles son carne, y el otro dice que son pescado, y siguen así incluso cuando ya se ve la playa a través de la ventanilla… Por favor, señores nacionalistas, ¡centrémonos!

También quiero hablar sobre la corrupción, y sobre las ganas que tenéis de ser uno de esos tíos de las películas que saca una gran pistola y le vuela los sesos a alguien cada vez que la prensa destapa un nuevo caso de corrupción: debéis consolaros pensando que España es una gran nación, una nación muy rica, pues como prueba tenemos todo lo que se ha robado aquí y el hecho de que todavía quede saldo… Somos ricos riquísimos y saldremos de la crisis, así que arriba ese ánimo.

Por último deseo terminar con un mensaje de esperanza: vale, estamos en crisis pero todo lo que baja sube como bien nos dicen las anfetaminas y, bien mirados, los incendios son hermosos. 

Feliz Navidad.

Luis Artigue

Más artículos del autor:
    Dalí
    La distopía
    Igual
    Tar(jetas)
    Hilo de oro
    Chocar 
    ERE
  Preparar para imprimir  Enviar por correo