Lunes, 21 abril 2014Actualizado 00:52
León  Intervalos nubosos con lluvia escasa
16
4
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
OPINIÓN POR BEATRIZ SAN MILLÁN PÉREZ
De bien nacidos es ser agradecidos
Navidades, cumpleaños, bodas, bautizos, comuniones, despedidas, bienvenidas, San Valentín…
28/12/2010
LA NARANJA MECÁNICA
...Nos pasamos la vida haciendo regalos y recibiéndolos. Nos rompemos la cabeza pensando cuál será el adecuado y el que realmente sorprenda. A veces, lo hacemos por compromiso o por obligación y, es entonces, cuando casi nunca acertamos y damos muchas más vueltas para encontrarlo.

La publicidad consumista nos delimita fechas y crea necesidades que la mayoría de las veces no son reales. Se fomenta que seamos detallistas, incluso nosotros valoramos que una persona sea detallista. Pero, alguien con estas características, no tiene por qué ser quien haga el regalo perfecto.

Esto tiene que ver con las habilidades sociales. Se refiere a determinados comportamientos  que alguien tiene y, sobre todo, que despiertan sentimientos positivos en los demás. Podemos definir a una persona detallista como alguien que siempre recuerda gustos, fechas y datos que para los demás son importantes. Alguien que hace ver a los otros que son importantes, que realiza cumplidos y muestra otro tipo de detalles que son tan valiosos o más que un regalo. Son gestos afectivos que nos hacen sentir bien.

Al igual que dar y tener detalles es una habilidad social que, muchas veces, nos atrevemos a exigir de los demás, el saber recibir es otra habilidad social no menos importante. Quizá pueda parecer una tontería porque es estupendo que nos regalen cosas o que nos digan palabras bonitas. Y puede que, a veces, tengamos ese deseo infantil de cumplir años para recibir regalos o que lleguen las navidades para que los Reyes Magos nos llenen el zapato.

Sin embargo, hay muchas personas que no saben recibir regalos o se sienten incómodos y no saben cómo comportarse ante esta situación. Pensemos en las veces que hemos tenido un verdadero detalle con alguien. Esas ocasiones en que compramos una flor o unos bombones, escribimos una carta, nos aprendemos la canción preferida de alguien, preparamos una cena especial... Sabemos que a la otra persona le va a gustar y nos imaginamos la cara y la sonrisa de ese amigo, familiar, pareja, etc. cuando se lleva la sorpresa. Nos sentimos bien y nos sentimos felices porque nuestra intención es decirle a alguien que nos importa. Nos sentimos bien  porque imaginamos que vamos a sorprender al otro.

El problema es cuando la sorpresa no es tan agradable para el receptor. En realidad sí lo es pero, es posible, que se sienta abrumado. Puede que no esté acostumbrado porque su historia de vida no se caracteriza por una abundancia de detalles y/o gestos afectivos. Y, sobre todo, la creencia de no ser merecedor de tal recompensa. Podemos sentir que no hemos hecho nada y no nos lo hemos ganado, que es demasiado para nosotros. Incluso, que si los demás creen que lo merecemos es posible que les estemos engañando porque no nos ven como somos realmente.

Es similar a cuando nos hacen un cumplido y creemos que lo dicen por decir o por quedar bien pero en realidad no estamos tan guapos como nos cuentan. Esto es reflejo de una baja estima y un pobre concepto hacia uno mismo. Además de seguir pensando que no somos merecedores, nos fijamos una expectativa imposible de cumplir. “Ya que nos han expresado lo importantes que somos vamos a demostrar que así es”. Sería una buena solución si no incurriéramos en una paradoja. “No creemos que hagamos las cosas bien o que seamos tan buenos pero ya que los demás creen que así es voy a demostrar que es verdad”.

No se lo tenemos que demostrar a nadie porque son los otros quienes nos lo están diciendo. Somos nosotros mismos quienes nos lo tenemos que creer. Si el problema está en el concepto negativo que tenemos de nosotros mismos por más cosas que hagamos no va a cambiar. Sólo lo hará si cambiamos la valoración que hacemos de nuestros actos y de nuestras capacidades para acercarnos más a la realidad. En definitiva, si construimos un concepto más positivo sobre nuestra persona.

¿Por qué no vamos a merecer que nos traten bien y nos den muestras de afecto? Si alguien lo hace tendrá sus motivos y verá en nosotros cualidades, aspectos y virtudes que le gustan. Podría ser una buena razón para indagar en nuestro interior y ver qué es lo bueno que tenemos o que hacemos. Comenzar a descubrir y valorar nuestras características personales que, en su conjunto, nos hacen ser únicos. Si nos resulta un trabajo imposible podemos empezar por pensar en lo felices que se sienten los otros al preparar su sorpresa con tanto cariño y cuidado. Seguro que ante este pensamiento una sonrisa asoma a nuestros labios.

FELICES FIESTAS!

Más artículos del autor:
    El apego
    El miedo
    Los celos
Compartir noticia:
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
Todas las noticias
 
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v2012 ®