Opinión
OPINIÓN POR BEATRIZ SAN MILLÁN PÉREZ
Copia de seguridad del cerebro, memoria perpetua y emociones (I)
Mucho se habla de tecnología y de las copias de seguridad para no perder nuestra información más valiosa. Pero, ¿y si pudiéramos hacer una copia de seguridad de nuestro propio cerebro?...
13/03/2014
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NARANJA MECÁNICA

Hacer un backup, o copia de seguridad, consiste en copiar toda la información de un dispositivo y guardarla en otro dispositivo diferente con el objetivo de poder recuperar esa información en cualquier momento si se produjera un fallo en el dispositivo original.

Pero ¿y si el dispositivo original fuera nuestro cerebro? Podríamos crear una copia de seguridad de nuestro cerebro y jamás olvidaríamos nada, todos los conocimientos y recuerdos permanecerían para siempre. Tampoco habría lugar a equívocos con los recuerdos y desenmascararíamos a los mentirosos sin esfuerzo.

Esto plantea la posibilidad la inmortalidad. Podríamos seguir viviendo sin necesidad de nuestro cuerpo físico, ya que la copia de seguridad abarcaría tanto la memoria como la personalidad y la capacidad de sentir emociones.

Además, tendría un gran uso en medicina, ya que sería posible restaurar la memoria en personas que sufren demencias o pérdidas de memoria por algún tipo de accidente o enfermedad. Quizá todos seríamos mucho más felices por tener la seguridad de recordar todo y poder acceder en cualquier momento a la información completa que hemos ido almacenando a lo largo de toda nuestra vida.

Se cree que esa copia de seguridad consistiría en una copia de las estructuras y de las conexiones neuronales de nuestro cerebro y de la información almacenada en él. Así, se podría utilizar la información recogida siguiendo la misma manera de procesar esa información que tiene una persona concreta. Por eso, ante un caso de amnesia o de demencia se podrían regenerar las mismas estructuras dañadas y mantener y utilizar la información que se posee.

En realidad, existen personas que no necesitan una copia de seguridad de su cerebro porque jamás olvidan nada, tienen una memoria autobiográfica superior. Son los hipertimésicos o hipermnésicos, personas que pueden recordar con total precisión cada día de su vida. Existen muy pocas personas en el mundo con este trastorno que fue descubierto en 2006. Quienes se ven afectados por esta alteración poseen una memoria autobiográfica muy extensa, que comienza a una edad muy temprana, la pubertad generalmente. Pueden recordar cada día de su vida con todos los detalles como si hubiese ocurrido ayer, o incluso, como si estuviera sucediendo justo en el momento de recordarlo.

Pero, ¿por qué no es bueno tener tan buena memoria? 

La próxima semana lo descubrirás…

Beatriz San Millán Pérez

@PsicoBSM 

http://psicobsm.com/ 

https://www.facebook.com/Psicobsm

Más artículos del autor:
    El apego
    El miedo
    Los celos
  Preparar para imprimir  Enviar por correo