Opinión
OPINIÓN POR BEATRIZ SAN MILLÁN PÉREZ
 Control y sobreprotección I
Más o menos, todos tenemos un concepto formado sobre lo que es la sobreprotección...
14/03/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NARANJA MECÁNICA
...Si lo tuviéramos que definir diríamos que es lo que hacen algunos padres con sus hijos cuando intentan que no les ocurra nada y parece que quieren meterles en una burbuja para que estén a salvo de los peligros del mundo. Ningún padre querría que a su vástago le ocurriera nada malo y mucho menos si ha habido problemas de fertilidad. Parece que el cariño se demuestra con la protección y la función de padres es principalmente evitar todos los obstáculos que pueda encontrar el hijo en su camino. Para ello constantemente se le dice que no haga esto o aquello porque se va a hacer daño. No se le permite llorar porque, inmediatamente, supermamá o superpapá están encima del niño haciéndoles carantoñas o dándoles lo que querían para que no caiga ni una sola lágrima de los ojos del niño. Todo esto con la buena voluntad de evitar los fracasos a un ser que es demasiado pequeño e indefenso como para pasarlo mal. “Con lo cruel que es el mundo ya tendrá tiempo de pasarlo mal cuando sea mayor.” Y esta frase hace que la persona que lo oye le dé automáticamente la razón al progenitor y caiga en un estado de culpabilidad por haber creído que no es malo que una criatura así llore.

Hasta aquí parece que es lo que todos entendemos por “sobreprotección”. Pero existe otro tipo de sobreprotección que resulta un tanto paradójico y que no se lleva a cabo únicamente con los hijos. Es el “autoritarismo”, el típico progenitor o la mujer controladora. Es necesario distinguir aquí el marido sargento machista que se guía por creencias anacrónicas o el cónyuge maltratador. Por eso, en un matrimonio suele ser ella la que lleva el papel de “sargento”. Estas personas tienen muy claro que no quieren caer en la sobreprotección de su prole porque para ellos supone el consentirles todo y que se vuelvan unos mimados. Se caracterizan por ser personas que tienen unas reglas muy claras sobre cómo debe ser… TODO. No sólo la manera de educar a sus hijos sino que su vida está llena de normas rígidas que no se pueden cambiar bajo ningún concepto ya que si no perderían la consistencia y serían considerados personas volubles o poco creíbles. 

Cada uno con su vida puede hacer lo que quiera pero el problema viene cuando se hace con otras personas. Los padres que ponen normas demasiado estrictas a sus hijos que no se pueden cambiar bajo ninguna circunstancia. Los que les exigen que lo hagan todo bien, que saquen buenas notas que sean los mejores en el deporte que practican que, además, sepan tocar un instrumento o hablar un montón de idiomas perfectamente... Las esposas que no dejan ni menearse a su marido y le critican su comportamiento constantemente. Las amigas o hermanas que se encargan de solucionarles los problemas gordos a las otras diciéndoles y casi obligándoles a que hagan lo que ellas les dicen, llevando un control frecuente de sus rutinas, actividades o relaciones sociales o amorosas. Si no se cumplen sus indicaciones se exponen a un enfado, muchas veces irracional. Y si, efectivamente, salen mal las cosas aparecerá el “¿Lo ves? Ya te lo dije y no hiciste caso.” Pero en el caso de que salgan bien no se escapará al “Ya veremos…hoy te ha salido bien de casualidad pero seguro que al final verás cómo tenía yo razón…”. 

En realidad, no se trata del estilo educativo de la persona sino de la propia personalidad. El ser controlador significa no dejar nada al azar y planificarlo todo perfectamente para que no haya errores después. Piensan que los errores no deberían ocurrir si se saben prevenir y que si se producen es que se ha hecho algo mal y, por tanto, no se es suficientemente hábil. Y si no se es hábil es que se tienen fallos, con lo que se convierten en personas criticables, lo que a su vez significa que si les critican corren el riesgo de que sean rechazados por las personas importantes para ellos. Y uno de los mayores errores, por supuesto, es el no haber hecho todo lo posible para evitar que las personas a las que más aprecian fracasen.

Beatriz San Millán Pérez

psicobsm.com

Más artículos del autor:
    El apego
    El miedo
    Los celos
  Preparar para imprimir  Enviar por correo