Miércoles, 16 abril 2014Actualizado 13:55
León  Intervalos nubosos con lluvia escasa
24
10
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
COMUNIDAD 
Condenan a DKV por la muerte de una paciente a raíz de un cateterismo cardiaco
La sentencia concluye una “inadecuada actuación por parte de los médicos internistas de UCI y planta" en el Hospital Campo Grande de Vallado
  Vote:    
Resultado: 4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos   5 votos
Ical       05/11/2012
El Juzgado de Primera Instancia número 5 de Valladolid ha condenado a la aseguradora DKV a pagar 105.711 euros a la familia de una mujer que falleció a raía de un cateterismo cardíaco, practicado en el Hospital Campo Grande de Valladolid, según informaron a Ical fuentes de El Defensor del Paciente.

El Juzgado ha estimado parcialmente la demanda formulada por el esposo y los hijos de la fallecida, una mujer de 66 años de edad que el 4 de febrero de 2009 fue trasladada desde el Hospital Virgen de la Concha de Zamora al Campo Grande de Valladolid con el diagnóstico de estenosis aórtica. Entre sus antecedentes, la paciente seguía tratamiento con Sintrom. La sentendia entiende que existe concurrencia de responsabilidad de la compañía por la asistencia que recibió la paciente.

Las citadas fuentes indican que, pese a que no existía una urgencia vital para realizar el cateterismo, se practicó de manera inmediata cuando la paciente llegó al hospital. Una vez intervenida, tuvo que permanecer en la UCI por complicaciones postcateterismo, al presentar un “gran hematoma”, dado que durante la operación falló la sutura femoral y preció compresión manual durante 30 minutos para conseguir la hemostasia. La evolución posterior provocó un gran hematoma distribuido de forma difusa por todo el muslo y hacia el abdomen. Después, el 26 de febrero de 2009, la paciente fue intervenida de urgencia al presentar resangrado inguinal y shock séptico, y falleció al día siguiente.

La sentencia concluye una “inadecuada actuación por parte de los médicos internistas de UCI y planta que debían vigilar a la paciente tras la realización del cateterismo, existiendo un deficiente seguimiento y control médico”. “Ingresada la paciente en UCI por hemorragia postcateterismo con gran hematoma, tratándose de una paciente anticoagulada por su tratamiento con Sintrom, con análisis desde el mismo día 4 de febrero que indicaban la presencia de un foco sangrante no resuelto –activo-, y que a pesar de las transfusiones, la paciente continúa con pérdidas hemáticas, nada se hace por conocer el origen del sangrado y tratarlo”.

El 12 de febrero, la paciente fue visitada por el cirujano cardiólogo, quien a la vista de la inflamación del hematoma, sospechó una posible infección, algo que confirmó ese mismo día, al informarse el resultado del cultivo practicado el 6 de febrero, positivo. “A pesar de esta confirmación, no se pautó tratamiento antibiótico a la paciente”.

Así las cosas, se produjo un pseudoaneurima en el lugar de la punción del cateterismo, complicación muy frecuente en pacientes sometidos a este tipo de exploración cuando están anticoagulados, como era el caso. “Esta complicación, de extrema gravedad si no se diagnostica y ataja a tiempo, no fue ni tan siquiera sospechada, a pesar de los datos clínicos de la paciente, y sobretodo tras el resultado del cultivo, momento en que debió instaurarse tratamiento antibiótico”. Esta falta de tratamiento, por ausencia de diagnóstico, desencadenó una hemorragia cataclísmica por la rotura aneurísmica, que conllevó a una anemia aguda, con hipovolemia y diseminación hematógena bacteriana, que evolucionó hacia una septicemia y shock. Ambos mecanismos abocaron a la paciente a un fallo multiorgánico irreversible, por lo que falleció el 27 de febrero.

En cuanto a la legitimación pasiva de DKV, el Juzgado entiende su responsabilidad directa por el funcionamiento deficiente en la prestación de asistencia sanitaria a una asegurada por parte de profesionales de su cuadro médico, y en un centro hospitalario igualmente ofertado por ésta. “La aseguradora ha de velar por una asistencia sanitaria integral y de calidad, siendo que la asistencia sanitaria de calidad exige una buena praxis médica. Cuando la prestación de dicha asistencia sanitaria en un facultativo de su cuadro médico y en un centro ofertado por la aseguradora para la prestación de la misma es deficiente, la aseguradora deberá responder por el incumplimiento de la obligación contractual asumida con la Asegurada, como garante de dicha prestación”.    
 
 

Vote:    
Resultado: 4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos4,2 puntos   5 votos
Compartir noticia:
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
Todas las noticias
 
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v2012 ®