Opinión
OPINIÓN POR LUIS ARTIGUE
Aquel amor perdido o la Catedral de León acaba de suscitar simultáneamente dentro de mí un recuerdo y un símbolo como dos almas de un mismo cuerpo o dos faros de un mismo Ford Fiesta
En verano, sentados en el filo de una acera de León como quien cierra los ojos para adentrarse en el enigma, fundamos cierto lugar frente a la Catedral para leer a Gamoneda. Verdades primigenias. El logos hecho mapa de tus besos. Versos con los que descubrimos así, a cuatro manos bajo la luz prohibida de la noche, que la intuición se adentra en la pulpa del misterio como pala en la tierra… Todo tenía en tus ojos el brillo de lo nuevo.
18/12/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NOTICIA ILUMINADA DEL DIA
Entonces inventamos cócteles, y juramentos, y entendimos el mundo como ámbito de búsqueda –igual que el corazón-. Huimos hacia adentro.

Hasta la caligrafía luminosa de los astros siderales nos resumía, creímos, el sentido de la vida, mas debe de ser el tiempo y no su meta lo que individualiza… Decolora al lavarlo el chal hermoso del primer amor. Puntos y aparte seccionan la existencia.

Miro ahora la Catedral sin ti. Ella no me reconoce pero nos comunicamos: parece un signo.

Hoy sé que los recuerdos son cuidados paliativos para el obsesivo cáncer de las lejanías, pero al menos la progresión del sentimiento va convirtiendo en rueda el poema. Este poema. La ceremonia inútil de hermanar palabras como un laico aleluya transferible.

El mundo nos reúne para que de pronto todo no tenga un sentido en sí mismo: Gamoneda, su aliento, la eternidad, tu ausencia ya mineral y extensa…Otra vez la Catedral no ha muerto.

Luis Artigue

www.luisartigue.es

Más artículos del autor:
    Dalí
    La distopía
    Igual
    Tar(jetas)
    Hilo de oro
    Chocar 
    ERE
  Preparar para imprimir  Enviar por correo