Castilla y León
CASTILLA Y LEÓN
Ahigal de los Aceiteros moltura la primera aceituna ecológica de Castilla y León
La climatología poco propicia y el ciclo vital del olivar vaticinan un año de escasez de aceite
Ical
12/11/2011 (11:35 horas)
Vote 
Resultado 1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos (1 voto)
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
La almazara de la localidad salmantina de Ahigal de los Aceiteros inició este sábado la fabricación del primer aceite ecológico de Castilla y León en un acto que contó con la presencia del jefe del servicio territorial de Agricultura en Salamanca, Javier García Presa, convertido en almazarero de honor, como gesto de agradecimiento a la implicación del Gobierno regional en el impulso de la iniciativa, según reconoció el portavoz de la Sociedad Agraria de Transformación encargada de la almazara, Jesús Carballares.

El de Ahigal es un proyecto piloto financiado entre la Junta de Castilla y León, el Gobierno central y la cooperativa que lo gestiona caracterizado por ser único en la Comunidad al permitir la producción de aceite ecológico a través de un proceso que se realiza al margen de la molturación convencional de la aceituna.

García Presa dio la orden que activó la maquinaria de la almazara para triturar las olivas recogidas hoy mismo, en lo que supone una de las señas de identidad de la almazara, que exige la molturación de aceituna recién recolectada, “para que no se pierda un ápice de calidad”.

A pesar de suponer el inicio de la segunda campaña ésta será la primera en la que se optará por la producción ecológica después de cumplir los requisitos necesarios para ello, entre los que destaca la utilización de abonos orgánicos y la ausencia de sustancias químicas en el olivar destinado a este tipo de aceituna.

El próximo mes de marzo el primer aceite de oliva completamente natural de la región llegará al consumidor embotellado bajo la marca ‘Arribera’ pero no será el único. Tras limpiar completamente la maquinaria y dejar pasar el tiempo preceptivo, la almazara de Ahigal también fabricará aceite convencional. En 2010 llegó a procesar 380 toneladas de aceituna. Las previsiones no son tan buenas este año, reconoce Carballares. Los olivos de las aproximadamente 35 hectáreas de los 11 socios que forman la Sociedad Agraria se caracterizan por tener un ciclo vital en el que, tras cada año de abundancia, llega otro de reposo y menor producción. Eso, unido a la escasez de lluvias, hace prever una temporada más floja en la que habrá que tirar de los excedentes de 2010 para cubrir las exigencias de un mercado que, poco a poco, va en aumento.

Los gestores del proyecto ya han comprobado su buena aceptación en el entorno más cercano. Ahora, comienzan a valorar objetivos más ambiciosos para su comercialización. “El mundo es muy grande y más allá de la crisis que se vive en Europa hay lugares donde se consume mucho aceite de oliva”, reconoce Carballares que ya ha fijado su objetivo en países como México donde el empuje de la nueva cocina española anima a su clase media “con un respetable nivel adquisitivo” a consumir aceite de oliva español, algo muy similar a lo que también está sucediendo en Asia.

En los planes de futuro también se incluye la aspiración de convertir en ecológico todo el olivar del que depende la mayor parte del aceite que sale de este pequeño pueblo situado a 105 de la capital salmantina y célebre porque en él reposan los restos del matador de toros Julio Robles. El motivo, reconoce Carballares, es principalmente económico. Los olivareros pueden optar a una subvención de 283 euros por hectárea en el caso de prescindir de abonos químicos, “una cantidad que permite un mejor mantenimiento y ayuda, incluso, a garantizar el futuro de los olivares”.

Otra de las peculiaridades de la almazara salmantina reside en su capacidad para molturar aceituna de productores particulares. Cualquier persona que recoja la producción de su finca puede llevarla a Ahigal y tener la oportunidad de disfrutar de su propio aceite, una buena salida para quienes, hasta la fecha, no tenían más remedio que vender su producción a otras empresas.

Con la vista puesta en el cielo y a la espera de lo que la naturaleza depare en este 2011, en este pequeño pueblo de Salamanca aguardan a que pasen definitivamente los periodos electorales para poder inaugurar oficialmente unas instalaciones modelo que pretenden llevar lo más lejos posible un producto genuinamente charro.

  Preparar para imprimir  Enviar por correo
Vote 
Resultado 1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos1 puntos (1 voto)