Jueves, 23 octubre 2014Actualizado 19:50
León  Nubes altas
22
7

  
Leonoticias
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
OPINIÓN POR PACO LABARGA
A esnifar, a esnifar, que la nieve se va a acabar
Doña Esperanza y Don José, antes ‘la Espe’ y ‘Pepiño’,...
16/04/2009
ORO, INCIENSO Y BIRRA
... se han dado un morreo con lengua ante nuestros atónitos y fatigados ojos. Tal vez algunos empiecen a considerar la posibilidad de que los verdaderos enemigos de los ciudadanos de a pie sean los políticos y no los terroristas, y ello porque la actividad política es una de las variantes más letales de terrorismo, sólo que aún no está descrita en el Código Penal ni condenada por los tratados internacionales. Por ejemplo: que, tras la vergüenza de los cadáveres no identificados del Yak-42, Federico Trillo no solamente no esté en la cárcel, sino que ande por ahí pavoneándose y dando lecciones de ética y decencia es para liarse a hostias o a cubalibres, pero, en todo caso, para vomitar sapos. Y ya ni hablemos del oprobioso espectáculo internacional de un militar oliendo a alcohol (valga la redundancia) y mintiendo con chulería a un tribunal de Justicia. ¡En manos de quién estamos!

 

(Vaya dos artistas. ¿Éstos son los que nos van a sacar de la debacle?, ¡Ay, bendito!)

Los ‘al-goreros’ del clima predecían hace poco más de un año que una gran parte de las estaciones de esquí de España desaparecerían por culpa del cambio climático. El País, uno de los periódicos que más manipulan y tergiversan la información en materia de medio ambiente (junto con la Agencia EFE), alababa la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León de paralizar la estación de esquí de San Glorio: “La sentencia admite que, como señalan los informes científicos, "es muy dudosa la viabilidad económica" de la estación "por el cambio climático". La sentencia, pionera en reconocer el cambio climático, da la razón a la Asociación para la Defensa de los Recursos Naturales de Cantabria (Arca) y habrá fallos similares a recursos de la Sociedad Española de Ornitología, WWF/Adena, Fundación Oso Pardo, Fapas y Plataforma en Defensa de San Glorio” (El País, 2/4/2008).

Los deseos de los ‘ecocatastrofistas’ contrastan notablemente con la realidad incuestionable que todos podemos percibir y analizar: en octubre de 2008 (el día 22 concretamente) cayó la primera nevada de este largo invierno y desde entonces ha nevado todos los meses. Es decir, siete meses de nevadas y todavía hay quien dice que falta una, que caerá en mayo. No es de extrañar por tanto leer noticias como ésta: “Al igual que ha sucedido en Asturias, donde se han batido todos los récords de afluencia a las estaciones invernales, el ejercicio en León ofrecerá unos datos excelentes. Es más, todo hace indicar que sus estaciones habrán superado los 300.000 usuarios cuando cierren sus puertas el 3 de mayo” (La Nueva España, 15/4/2009). Récord histórico que también se ha registrado en las estaciones de los Pirineos y en tantas y tantas otras, mal que les pese a los ecologistas y al Tribunal ese que, según El País, dijo que San Glorio era inviable económicamente por culpa del cambio climático.

Ahora bien, como el fanatismo (que es un huevo colgando y otro lo mismo) no admite razonamientos, resulta que, para los catastrofistas, el cambio climático también explica lo de este jodido frío que estamos soportando actualmente. Ahora bien, lo que de ningún modo puede explicar la teoría del cambio climático, salvo que sea una religión en vez de una ciencia, es una cosa y la contraria al mismo tiempo. Si hay nieve hay estaciones de esquí y lo cierto es que este año hubo mucha nieve y los sacerdotes del 'ecocatastrofismo' dijeron que no habría, así que se equivocaron y seguirán haciéndolo aunque no lo reconozcan, porque son una religión. El eslogan "a esnifar, a esnifar, que la nieve se va a acabar" es sólo eso, un eslogan. La nieve no se acaba, por mucho que esquiemos y por mucha que esnifemos.

A otra cosa: tanto ahorrar energía, tanto crecimiento sostenible y tanta hostia y ahora resulta que las empresas cierran y mandan a la puta calle a miles de trabajadores porque no hay demanda y ya están todos los políticos (que dios confunda) aconsejando a los 'pringaos' que consumamos, eso sí, de una forma responsable. Matarlos era poco. Dicen estar tan preocupados por las generaciones futuras, que se han olvidado de las generaciones presentes, que son las que les pagan la mitad del sueldo (la otra mitad la roban)... Y luego dicen que hay terrorismo.

http://elumbraldepaco.blogspot.com

Compartir noticia:
Preparar para imprimir  Imprimir      Enviar por correo  Enviar por email         Cambiar tamaño de texto
Todas las noticias
 
Gestor de contenidos
desarrollado por
Powered by
SPC v2015 ®