Opinión
OPINIÓN POR LUIS ARTIGUE
1.100 aniversario de San Miguel de Escalada
La única generalización factible, amor, es este santuario. Me refiero a que se está celebrando esta semana en León un congreso conmemorativo de los 1.100 años –parece que fue ayer- que hace ya que fue fundado en pleno centro de la belleza sencilla el Monasterio de San Miguel de Escalada.
20/11/2013
  Preparar para imprimir  Enviar por correo
LA NOTICIA ILUMINADA DEL DIA

Y uno por eso, por eso y porque la imaginación es un modo nutritivo de recordar, piensa en el Abad Alfonso y los monjes enamorados de los árboles que, venidos de la Córdoba lejana y sola, un día remoto, milenario, llegaron a esta tierra por vez primera –¡ha habido y hay gente maravillosa en el mundo!- para, impulsados por algo que les superaba, decidir erigir esta joya mozárabe de faz humilde; esta canción de piedra ajena a los rigores del presente… 

Siempre he creído que subyace cierta coquetería sagrada en las catedrales góticas y los retablos barrocos, pero los templos erigidos con apariencia de sencillez transmiten así, desde el otro lado de los siglos, una pureza que me recuerda hoy, amor, que todo tiene que ver con tu boca. 

Sí, vengo ahora a San Miguel de Escalada contigo como quien salta el cercado de los siglos para celebrar la buena mano de póquer     que         es tenernos, y lo pienso, y lo escribo: la única generalización posible hoy –no es mío; traduzco el sabor a pepitas de ponche de tus labios- es nuestro yo sin lindes... 

Mira sino ahora el viento como un ángel crujiente que desmenuza el polvo que ha dejado de ser piedra y de ser templo. Así nosotros –proceso derramable del amor, seres que avanzan enhebrando anhelos- sentimos que algo hay de la pureza huída en este monasterio que se ríe del tiempo (muestra una dentadura de columnas y arcos que recuerdan que la alegría sostiene el tejado de la vida). 

Entro contigo a mi alma atravesando el pórtico para observar la piedra y recordar que el tiempo firma en la piel de todo, aunque lo perdurable celebra cada hoy. 

Así nosotros. 

La sombra de los pájaros que sobrevuelan laudos, oraciones, recuerdos, gestaciones, promesas de aunada infinitud son inquietantes puntos y aparte que hay que tachar del modo en que la luz del alba avanza borrando estrellas... 

La única generalización factible hoy es este santuario; es este ayer eterno.

Luis Artigue

Más artículos del autor:
    Dalí
    La distopía
    Igual
    Tar(jetas)
    Hilo de oro
    Chocar 
    ERE
  Preparar para imprimir  Enviar por correo