15.000 trabajadores y 3.000 empresas afrontan en 2018 una mejora de sus convenios colectivos

Reunión entre patronal y trabajadores de la siderometalúrgica. / Noelia Brandón

Los agentes sociales han firmado la constitución de la Comisión Negociadora del sector de la siderometalúrgica «motor de la economía leonesa» y en el que esperan alcanzar «acuerdos justos y razonables que eviten el conflicto social e incrementen la productividad»

RUBÉN FARIÑASLeón

Comienza un año clave para las negociaciones colectivas de hasta siete sectores productivos de la provincia de León. 3.000 empresas y 15.000 trabajadores se verán afectados por esta circunstancia.

El primero de ellos será el de la industria siderometalúrgica, cuya constitución de la Comisión Negociadora se ha firmado este lunes entre patronal y sindicatos.

La Fele apunta a este sector como «el más importante de 2018» ya que afecta a 1.000 empresas y unos 8.500 trabajadores. «Es un motor económica de la provincia, ya que están sometidos a mercados de divisas y trabajos en el extranjero». Además, requiere de empleo «cualificado y con formación» y tiene «arrastre» con el resto de industrias, apuntó secretario general adjunto, Enrique Suárez.

Desde la Federación Leonesa de Empresarios se prevén negociaciones «duras» para alcanzar acuerdos «justos y razonables» que ayuden a alcanzar «la paz social y evite el conflicto laboral e incremente la productividad», señaló Hermenegildo Fernández.

El 20 de febrero se celebrará la primera reunión con la esperanza de que afecte a un periodo de tres años en un sector referencia de la economía provincial.

Un instante de la reunión mantenida este lunes.
Un instante de la reunión mantenida este lunes. / Campillo

Las exigencias sindicales

Comisiones Obreras, con mayoría en la representatividad de los trabajadores, apuesta por este convenio como «referente para garantizar el crecimiento económica y la mejora de los salarios de los leoneses», explicó Ángel Santos.

Empresas importantes como LM, Roldán, Vestas o Miguélez se verán afectados por esta negociación.

Los sindicatos han recordado «el castigo» que ha sufrido el sector durante la crisis, tanto en el lado empresarial como en el laboral, y consideran que es el momento de que los trabajadores comiencen a recuperarse.

«Los trabajadores de este sector han pasado años complicados, han congelado sus salarios, se han amoldado para salvar la empresa y han renunciado a muchas cosas; es momento de recuperar el tiempo», analizó Francisco Romero.

La ofensiva que se presentará desde Comisiones Obreras y UGT recoge un salario mensual de 2.000 euros para los trabajadores –actualmente la remuneración media alcanza los 18.000 euros anuales-, mejoras en la seguridad y prevención de accidentes laborales, igualdad salarial entre hombres y mujeres o elaborar un calendario provincial que regule el trabajo.

Tras el convenio colectivo de la siderometalúrgica será el turno del comercio, la vid, los gases, tintorerías, bollería, el pan y el metal. Todo ello para completar una reforma laboral en León que permite mejorar las condiciones laborales de más de 15.000 leoneses.

Contenido Patrocinado

Fotos