Recuperar la memoria es posible

Trabajar en ejercitar la memoria es fundamental.

Cognitiva ofrece una respuesta integral a las necesidades de los deterioros cognitivos asociados a la edad y propone un trabajo individualizado para recuperar las capacidades mermadas

LEONOTICIAS

Cuando los primeros síntomas de deterioro cognitivo comienzan a aparecer, es importante primero diagnosticar la causa y después trabajar para evitar la evolución de los síntomas. Ante una población cada vez más envejecida, la necesidad de estas terapias se hace cada vez más patente. La unidad de memoria Cognitiva llega a León para dar respuesta a estas necesidades. Frente al Hostal de San Marcos, trabajan para ralentizar la pérdida de capacidades cognitivas. «Son normalmente gente mayor que ha iniciado el proceso de envejecimiento y tiene fallos de memoria, concentración y vienen a paliarlos», tal y como explica Laura Mateos, Directora de Cognitiva.

Cuando una persona llega a cognitiva el primer paso es valorar su estado a través de un test y ver en qué falla. Las capacidades perdidas ya no se trabajan y las que todavía existen, aunque disminuidas, comienzan a potenciarse a través de un circuito de cálculo, lenguaje o memoria. Pasados 6 meses, se vuelve a realizar otro test para comparar la evolución. «La gente siempre es reacia porque piensan que viene a un centro de día y es residencia y se quieren deshacer de mí. No. No es un centro de día. Es un taller de memoria donde vienes a ejercitar la memoria», acalara Laura Mateos. Además, la primera sesión es gratuita para comprobar que hay más gente en la misma situación y que pueden estar cómodos.

Atender cada caso de manera especial

El deterioro cognitivo puede ir asociado a la edad. En este caso, el trabajo se centra en juegos y ejercicios para que no se olviden las capacidades. Este centro también cuenta con las herramientas necesarias para trabajar en otro tipo de casos donde la memoria se ha visto afectada por alguna enfermedad. «Gente con una enfermedad degenerativa o daño cerebral como un ictus realizan actividades de la vida diaria, es más una rehabilitación, cosas que antes hacía y que ya no hace por una enfermedad, no por la edad».

Este programa terapéutico está dirigido a los adultos menores de 65 años con alteraciones cognitivas o de memoria y a las personas mayores de 65 años que cuenten con un diagnóstico neurológico. Las terapias se imparten en sesiones de 90 minutos de duración sujetos a un programa individualizado, reforzándose con psicomotricidad y ejercicios de relajación y musicoterapia. Las nuevas tecnologías están también muy presentes en sus instalaciones, donde se ofrece un abanico de terapias que también incluyen la logopedia para quien demande este servicio.

Porque previniendo, la batalla contra la pérdida de la memoria será más sencilla.

Fotos