http://static.leonoticias.com/www/menu/img/productos-de-leon-desktop.jpg

El sabor de la tradición más dulce gracias a Santocildes

El chocolate de Santocildes cumple más de cien años de éxitos e innovación.

La empresa familiar cumple más de cien años endulzando el paladar de los leoneses con una producción manual y cuidada de generación en generación

I. SANTOSLeón

Más de 100 años de historia tiene el verdadero sabor a chocolate de León. Fue en 1916 cuando tras un viaje a Argentina el abuelo de los actuales dueños regresaba a San Justo de la Vega con su joven mujer cuando tomó la decisión de comenzar una nueva vida. La industria chocolatera en la zona de Astorga y alrededores tenían gran fama, pero estaba saturada. El destino quiso que compartiese viaje con un hombre que le habló de las posibilidades de los molinos y la zona de Castrocontrigo, donde finalmente tomó la decisión de ubicarse en 1916.

También fue cosa del destino el nombre de la nueva fábrica de chocolates, ya que el abuelo David compartió tren con los restos del General Santocildes que acabó dando nombre a los chocolates más puros de la provincia.

La pequeña empresa salió adelante gracias al pensamiento tan adelantado, para su época, del abuelo David y hoy la familia sigue trabajando con la misma ilusión y tradición para llevar a los paladares los mejores chocolates y cacaos de León.

Calidad y tradición

Una empresa centenaria y que ya cuenta con cinco generaciones dedicándose al mundo del cacao con el mismo cuidado y sacrificio que el abuelo David fue transmitiendo a su hija y nietos.

Santocildes cuenta con cacao criollo, uno de los más finos del mercado, traído desde Venezuela. Una empresa que ha sabido adaptarse a la innovación del mercado sin perder la tradición y los procesos manuales que revisan una a una las tabletas de chocolate que salen a la venta. El tostado del cacao se sigue haciendo en un bombo de leña, lo que le da un toque especial que posteriormente se nota en el sabor de cada uno de sus productos.

Juan Francisco Fernández es el actual maestro chocolatero (nieto de David el fundador de Santocildes), quien revisa el proceso por el cual un molino de más de 80 años transforma las semillas de cacao en licor de cacao.

El maestro chocolatero mima cada tableta que sale de sus lineales y desmolda manualmente 2.200 tabletas al día en las que el brillo del chocolate y el sonido que produce al ser desmoldado le 'hablan' de la calidad del producto.

Una familia chocolatera

Esta familia de chocolateros centenarios lleva el amor al chocolate corriendo por sus venas y ha transmitido esta pasión de generación en generación. La empresa quedó en manos de Carmina (hija de David) y Bernardino (su esposo) y después paso a manos de los hijos de estos; Juan Francisco, Fernando, Yolanda y David Fernández, quien falleció joven. Y actualmente, son las biznietas del fundador las que también colaboran en la producción e innovación de este exquisito producto.

Fernando es el encargado de poner en venta este delicioso producto y para ello se desplaza personalmente a los puntos de venta. Yolanda lleva las riendas de una pequeña tienda en la que comercializan los productos en Castrocontrigo, aunque cuentan con presencia en casi el 90% de las tiendas de productos leoneses de la capital.

Innovación y sabor

Su centenaria receta de chocolate a la taza es una de las grandes referencias de Santocildes, pero la empresa familiar sigue innovando en referencias donde en la pasada edición del SICA presentaron un chocolate de un 75% con frutos rojos. En esta tableta se encontrarán arándanos enteros y frambuesa y fresa como preparado, todo ello natural. Es un chocolate muy fino, con toques de cacao suavizados por el frescor de los frutos rojos.

Otra de sus novedades, que hoy ya es una de sus referencias estrella es el chocolate 75% con naranja natural, la unión perfecta entre la fruta y el cacao. Es un chocolate muy fino, con toques de cacao suavizados por el dulzor de la naranja.

También se centrarán en la Feria de Productos de León en recordar el sabor de la tradición, el sabor del verdadero chocolate a la taza que muchas empresas y particulares tienen como un imprescindible en su mesa. Este chocolate es la joya de la empresa, con la fórmula que se utilizaba hace 100 años y que sigue haciendo las delicias de aquellos que lo prueban.

Chocolate con almendra, sin azúcar, con miel de brezo o una tableta de tres sabores son algunas de sus referencias, las cuáles son aptas para celiacos.

Fotos