Ilusión antes de la magia

Baltasar da piruletas a un niño. / Noelia Brandón / Campillo

La cabalgata de Reyes llena las calles de León de niños y padres expectantes por ver a los magos de Oriente horas antes del reparto de regalos

N. BARRIO León

La magia de una noche especial inundó las calles de León capital en una cabalgata de Reyes, cuanto menos, esperada. Los Reyes Magos demostraron una vez más sus poderes y el tiempo respetó durante la tarde para que Sus Majestades de Oriente pudieran ver a todos los niños que se congregaron en las aceras para saludarles. Guiados por la estrella que más brilla, los magos estuvieron de cuerpo presente en la ciudad, horas antes de preparar su gran truco anual, gracias al que ninguna casa se queda sin regalos en la noche del cinco al seis de enero.

Para no perderse nada

Un total de seis nuevas carrozas componían la cabalgata, en la que se repartieron más de 250.000 piruletas aptas para todos. Finalmente fueron cinco las compañías encargadas de poner la animación, saliendo desde la Delegación Territorial de la Junta para recorrer las calles más céntricas de la ciudad hasta llegar al Parque de Bomberos.

La voz operística de tres cantantes elevadas sobre bolas abría el desfile, en el que la luz y el color no fallaron a la cita. Dora la exploradora, Tintín y una multitud de personajes infantiles también formaron parte de la comitiva.

En su orden tradicional, las danzas árabes estuvieron presentes tanto en la carroza de Melchor como en la de Gaspar, dando el toque exótico que terminaba de culminar con Baltasar y sus ritmos latinos.

Los pajes no quitaron ojo durante todo el recorrido para ver el gran número de niños que acudieron con sus padres, dando buena muestra de que la tradicional cabalgata es una cita ineludible para los leoneses.

La comitiva estuvo cerrada por el carbón, que anima a mejorar a los que no se han portado tan bien y que recuerda el punto negro de una provincia que ve cómo la fuente de una prosperidad pasada se nubla en un futuro del mismo color que el mineral.

Una cabalgata para renovar la ilusión y tras la que irse a la cama pronto para que los magos de Oriente cumplan con la tradición.

Contenido Patrocinado

Fotos