Los buñuelos mantienen su hegemonía en una «calurosa» festividad de Todos los Santos que condiciona el mercado

Los buñueños, los reyes de la festividad de Todos los Santos. /J.Leal
Los buñueños, los reyes de la festividad de Todos los Santos. / J.Leal

Los clásicos huesos de santos pierden hegemonía mientras que los dulces vinculados con Halloween tienen poca repercusión

LEONOTICIAS

Los buñuelos mantienen su peso hegemónico dentro del mercado confitero de la Comunidad ante el descenso paulatino de los huesos de santo y la escasa repercusión que tienen los dulces vinculados a Hallowen durante la festividad de Todos los Santos, marcada, un año más por las temperaturas "anómalas" que "afectan" a la venta de este tipo de productos.

El representante del colectivo en Castilla y León, Javier Labarga, ha señalado, en declaraciones a Europa Press, que el sector confía en mantener las ventas de los últimos años pese a que el "buen tiempo" que está haciendo estos días "no acompaña" a la venta de estos productos. "Cada dulce está inventado para un tipo de meteorología, y con este tiempo al púclio no le apetece mucho entrar en las confiterías", ha reconocido.

El aspecto positivo, en relación al pasado año, es que al ser miércoles y no haber puente, el "éxodo de personas" será mayor por lo que reitera su confianza en que el comportamiento sea "muy similar" al de todos los años.

Lo que no cambia son los gustos del cliente, que se sigue decantando por el buñuelo para celebrar esta festividad, en detrimento de los huesos de santo. "Se trata de unos dulces que no han notado la crisis y cuya venta se ha mantenido estable durante los últimos años", ha reconocido Labarga, para incidir que no se esperan "grandes cambios" en esta campaña.

De capa caída

El hueso de santo tradicional, por su parte, pierde peso y está derivando hacia un producto con menos cantidad de azúcar y que combina diferentes sabores, pero aún así se venden mucho menos que el buñuelo que con sus diferentes sabores (crema, nata, praliné, entre otros gustos).

Tampoco le hacen sombra los productos vinculados a Halloween como tartas, galletas, 'cupcakes' o pastelillos 'terroríficos', cuya presencia en las pastelerías de la Comunidad sigue siendo residual. "Sí que hay algún confitero que hace algo, que adorna los escaparates y que se dirige a un público más infantil, pero son muy pocos todavía", ha puntualizado para destacar que el consumidor no ha variado sus gustos, que siguen siendo los "tradicionales" en estas fechas.

Fotos