Fresno del Camino recupera su tradicional Antruejo

El antruejo de Fresno del Camino volvió a recorrer las calles de la localidad./
El antruejo de Fresno del Camino volvió a recorrer las calles de la localidad.

El tradicional Antruejo de Fresno del Camino tuvo mucha relevancia hasta los años 50 del pasado siglo, pero en las últimas décadas sufrió un declive que los vecinos de esta localidad han tratado de revertir

LEONOTICIAS

El Antruejo de Fresno del Camino ha vuelto a celebrarse por todo lo alto en esta pequeña localidad leonesa. En los años 50 del pasado siglo había sido la última vez en la que el tradicional “toro“ de carnaval de Fresno del Camino acompañado por diferentes personajes y guirrios mascarados había recorrido las calles de esta localidad. Motivos de diferentes índoles hicieron que esta tradición ancestral se dejará de celebrar. A pesar de ello la tradición del Carnaval siempre ha tenido arraigo en la localidad, dado que cada año sus vecinos trataban de disfrazarse de tal manera que el resto de vecinos no les reconocieran y disfrutaban y degustaban escabeche todos juntos en las Escuelas del pueblo el martes de carnaval.

El los últimos años gracias a la iniciativa de un grupo de personas de esta pequeña localidad, junto a la colaboración de la Junta Vecinal y de la Asociación "Fresno y Ermita", ha sido posible recuperar esta tradición. Para ello ha sido clave la tradición oral, que ha ayudado a recuperar el típico Antruejo rural de Fresno.

Los relatos de los más mayores de la localidad, que aun recordaban como se celebraba el Antruejo en Fresno, han ayudado a recuperar esta tradición de la forma más fiel a la tradición. Estas personas aun recordaban como el Martes de Carnaval por la mañana había una Hacendera de todos sus vecinos y después de la merienda de la tarde, aparecía «el toro» por las calles del pueblo persiguiendo a todos de un lado para otro con una gran zarza que emulaba el rabo del toro que había que evitar y saltar. Además el toro iba acompañado de diferentes personajes con sus mascaras, pieles y cencerros que tomaban el pueblo exhibiendo el más puro antruejo rural tradicional leonés.

Estos personajes trataban de untar con ceniza a todas las personas que se encontraban por el camino y trataban de entrar en las casas de los vecinos que tuvieran las puertas abiertas para depositar cantos en los pucheros, guisos o caldos que se estuvieran cocinando.

En el Antruejo de Fresno del Camino se sintetizan y aúnan infinidad de elementos, desde la herencia de tradiciones paganas asociadas al ritual cristiano, enriquecidas por personajes y costumbres ancestrales y populares. Por un lado encontramos la representación de una serie de ritos antiquísimos, celtas o prerromanos e incluso prehistóricos; actos estos que referencian la fertilidad de la tierra y de la mujer, la veneración de animales y del toro como semental, el culto al fuego, etc. y que se escenifican mediante la arada, la hoguera, las animalizaciones del toro y de otros animales, etc. Ritos que llegaron hasta mediados del siglo pasado asociados a estas fechas, pero que originalmente se realizaban en diferentes épocas del año: primavera, cambio de año, etc.

En tradicional Antruejo de Fresno del Camino se caracteriza por la presencia de un “toro” elaborado con un armazón de madera, recubierto por una sábana o manta adornada de cintas, un par de cuernos, una careta de madera y cencerros que delatan su presencia a los vecinos antes de ser correteados. Bajo este armazón o disfraz va un mozo embistiendo a todo el mundo que encuentra a su paso.

Las máscaras de los diferentes personajes y guirrios, a su vez, destacan sobre una vestimenta blanca, uniforme que se repite en otras áreas de la geografía de la península ibérica. Un color neutro sólo alterado por los cintos de cencerros que acompañan la vestimenta, que tienen como finalidad un alborozo sonoro con el que se pretende ahuyentar a los malos espíritus y crear una ambiente de escandalera. Diversos tipos de guirrios muy arcaicos que calzan abarcas de pellejos, visten pieles de animales, cubren la cabeza con máscaras de madera, piel, huesos y van cargados de cencerros con cuyo ruido pretenden ahuyentar a “los malos espíritus” recorren las calles de la localidad.

El Antruejo de Fresno del Camino recorrió las calles de esta localidad el pasado martes de carnaval y lo volverá a hacer el próximo sábado por la tarde para disfrute de los más pequeños de la localidad. Además como colofón final de esta fiesta tradicional habrá una degustación entre los asistentes del tradicional escabeche acompañado de las típicas orejas, flores y fisuelos de Antruejo.

Contenido Patrocinado

Fotos