Leonoticias

Elecciones EEUU

Trump niega que haya tensiones en la conformación de su equipo

Donald Trump.
Donald Trump. / Shawn Thew (Efe)
  • El presidente electo de EE UU culpa a la prensa de haber transmitido la idea de que existe un caos generalizado en el proceso de composición de su futuro gobierno

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, busca eliminar la impresión de que existe un desorden generalizado en el proceso de composición de su futuro gobierno, del que hasta ahora sólo se han anunciado dos funcionarios.

Después de varios días de intensos y evidentes forcejeos en el círculo inmediato del magnate para hacerse con un lugar en la futura administración, Trump ha recurrido a Twitter para tratar de despejar los rumores sobre el desorden reinante. "En marcha un proceso muy organizado mientras decido sobre el gabinete y muchos otros puestos. ¡Soy el único que sabe quienes son los escogidos!", ha expresado el mandatario electo en uno de sus mensajes. Jason Miller, portavoz del presidente electo, ha dicho que Trump y su equipo tienen "un abordaje muy estructurado y metódico" en la selección de los funcionarios, y ha añadido: "No vamos a apresurarnos".

La normativa vigente no establece un plazo para que un presidente electo divulgue su gabinete, aunque la práctica es que los nombramientos fundamentales se hacen en un plazo razonable para enviar al país un mensaje de tranquilidad.

Por su parte, el portavoz del secretario general de la ONU, Stephane Dujarric, ha informado de que Trump hab acordado una reunión con Ban Ki-moon en una fecha que no ha sido precisada.

Culpa a la prensa

Para Trump, la idea de un caos generalizado en el proceso de formación del gobierno es responsabilidad del diario 'The New York Times', al que ha acusado de estar "decepcionado porque ahora lucen como tontos por la cobertura que hacen de sobre mí".

Hasta el momento, Trump sólo ha anunciado que el presidente del Comité Nacional del Partido Republicano, Reince Priebus, será su jefe de gabinete, y que Steve Bannon será el jefe de estrategia y principal asesor de la Casa Blanca.

El nombramiento de Bannon, considerado un representante de los sectores de la ultraderecha estadounidense, ha encendido luces de alerta y ha desatado la polémica.

En las últimas horas, el excandidato presidencial republicano y actual gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, parecer haber perdido terreno en el entorno presidencial. Al mismo tiempo, el país aguarda alguna pista sobre quién estará al frente del Departamento de Estado, una pieza clave porque representa la política exterior de la Casa Blanca. Para ese puesto clave se barajan los nombres del exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, el ultraconservador John Bolton -uno de los ideólogos de la invasión a Irak- y el senador republicano Bob Corker.

La exjefa de la campaña presidencial de Trump, Kellyanne Conway, ha negado que el proceso de formación del nuevo gobierno sea confuso. "Yo no lo veo así. Esas informaciones son falsas", ha dicho.

El primer atisbo de las tensiones en el círculo más próximo al mandatario electo surgió de Eliot Cohen, un académico conservador que fue asesor del Departamento de Estado durante el gobierno de George W. Bush. Cohen llegó a hablar con miembros del equipo de transición de Trump, y tras esos contactos envió un mensaje a sus conocidos: "mantengan distancia". De acuerdo con Cohen, los integrantes del equipo de transición de Trump "están llenos de furia y arrogancia, gritan '¡PERDISTE!' Será horrible", publicó en Twitter.

En el Departamento de Estado, una oficina exhibía este miércoles un cartel indicando que se trataba del "personal de enlace" con el futuro gobierno, pero aún no había ninguna señal de actividad en el lugar.

El legislador conservador Mike Rogers, quien en algún momento llegó a ser considerado para un puesto en el área de inteligencia, también prefirió alejarse del proceso, alegando la enorme "confusión" sobre la cadena de mando.

Nueva York protegerá a los inmigrantes

En ese combate generalizado, el joven Jared Kushner -casado con una de las hijas del presidente electo, Ivanka- sería uno de los más implacables, en especial en el desplazamiento del gobernador Christie. De acuerdo con la prensa local, cuando Christie era fiscal de Nueva Jersey, procesó al padre de Kushner por evasión fiscal, y ahora llegó el momento de arreglar cuentas.

El miércoles por la mañana, Trump mantuvo un encuentro con el alcalde de Nueva York, el demócrata Bill de Blasio. El alcalde dijo que abordaron diversos temas, desde las propuestas del presidente para Wall Street hasta el carácter de Nueva York como hogar de tantos inmigrantes. "Le reiteré que esta ciudad y otras ciudades a través del país harán todo lo posible para proteger a nuestros residentes y para asegurarnos que las familias no sean destrozadas", dijo De Blasio.